Rodrigo Jiménez de Rada

Jiménez de Rada, Rodrigo

 
(1170?-1247) Historiador castellano. Fundó la Universidad de Palencia. Autor de Historia gothica y de Historia arabum.
Ejemplos ?
No queda claro en las fuentes si Zaida fue concubina, esposa o ambas cosas, primero concubina y después esposa. En la crónica De rebus Hispaniae, del arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada, se cuenta entre las esposas de Alfonso VI.
En cualquier caso, durante buena parte de la Edad Media a la Sierra de Guadarrama se la conoció como la Sierra del Dragón, probablemente por la silueta del monte de Siete Picos, que se asemeja al lomo de un dragón, y con este nombre la citan, por ejemplo, el Arzobispo Rodrigo Jiménez de Rada en su "Historia Ghotica", o Alfonso X el Sabio en su "Estoria de España".
El paraje, poblamiento y topónimo aparece citado en multitud de fuentes históricas cristianas (pese a tener un claro origen anterior romano) desde la repoblación de los montes por mozárabes durante los momentos cercanos a Alfonso VII de León, o la fortificación templaria de la comarca desde Montalbán, segregándose en 1210 puesto que Alfonso VIII de Castilla dona a Alfonso Téllez de Meneses las aldeas y castillos, entre otros el castillo de Malamoneda, y éste a su vez, en 1222 al arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada, que trueca el cabildo en 1243.
Archivo:Santa Eulalia.jpg Estatua de Eduard Alentorn en La Boqueria, donde la leyenda sitúa su crucifixión., Reportaje emitido por el programa Taller.doc sobre Santa Eulalia de Barcelona - Narcís Amich Raurich, Les seus episcopals de Girona i Empúries i les terres del nord-est de Catalunya a les fonts escrites d'època tardoantiga (segles IV-VII) (en catalán) - Pere Quer i Aiguadé, L'adaptació catalana de la Historia de Rebus Hispaniae de Rodrigo Jiménez de Rada: textos i transmissió (segle XIII-XV) (en catalán) Santa Eulalia, 20px desambiguación; Eulalia, nombre.
Grande debió ser la satisfacción por esta conquista cuando un mes más tarde (20 de octubre de 1210) Pedro II confirma, renueva y define a estos castillos en recompensa a la ayuda prestada los privilegios “concedidos por su abuelo Raimundo y su padre Ildefonso, de feliz memoria” a los términos incluidos en el Fuero de Daroca y entrega a la Orden del Temple “… la mitad que tenía en Ascó a cambio de reservarse la quinta parte que los Templarios tenían en Castiel, Ademuz y Serreilla con la reserva de 200 morabetinos de impuestos…” Seis meses más tarde, Pedro II, a instancias de Don Rodrigo Jiménez de Rada...
Aunque en leyendas y romances García Ordóñez aparecía vilipendiado, Rodrigo Jiménez de Rada en De rebus Hispaniae elogia al conde de Nájera.
El historiador Rodrigo Jiménez de Rada, al referirse a Segovia dice: Civitatem iuxta iugum Dorii aedificavit Hispan in loco subiecto promontorio quod Cobia dicitur et quia secus Cobiam sita, Secobia muncupatur, ubi aquaeductum construxit qui miro opere civitate aquarum iniectionibus famulatur.
Pero durante buena parte de la Edad Media a la sierra de Guadarrama se la conoció como la sierra del Dragón, probablemente por la silueta del monte de Siete Picos, que se asemeja al lomo de un dragón, y con este nombre la citan, por ejemplo, el arzobispo Rodrigo Jiménez de Rada en su Historia Ghotica, o Alfonso X el Sabio en su Estoria de España.
La fecha de su fundación se suele situar entre 1208 y 1212, durante el reinado de Alfonso VIII de Castilla, según algunos autores por iniciativa del obispo electo Tello Téllez de Meneses, y según otros del de Osma Rodrigo Jiménez de Rada, pero lo cierto es que mucho antes existía ya el studium generale de Palencia.
Se da la situación que las crónicas escritas en la zona de influencia de Agila II desconocieron la existencia de Rodrigo, hasta pasada la mitad del siglo XIII cuando se tradujo la obra del obispo Rodrigo Jiménez de Rada.
egresar a: El año de 1862 tuve el inmerecido honor de leer, con motivo del solemne aniversario que en memoria de su fundación celebró esta Real Academia, un «Elogio de D. Rodrigo Jiménez de Rada», considerándole como el primero que, saliendo de la esfera de cronista, puedo ser mirado como historiador general de España.
Con ese triste motivo pude ver el sepulcro de D. Rodrigo Jiménez de Rada, á través de la dorada reja, que cierra la hornacina donde está sepultado más bien que enterrado.