Puerto Cabello

Puerto Cabello

 
C. del N de Venezuela, en el estado de Carabobo; 94 000 h.
Ejemplos ?
Y después, cuando muere un día como hoy, ya hace 88 años exactos murió en el Castillo Libertador ahí en Puerto Cabello, cuando apenas tenía 50 años de edad, más o menos a esta edad, más o menos, más o menos así estaba cuando murió Pedro Pérez, estaba entero pues, pero cayó preso en San Fernando el 20 de mayo de 1922, se alzó en San Fernando el general Arriaga Perdomo y una tropa, una tropa y capturan a Pedro Pérez.
Pablo Sandoval es de Puerto Cabello y jugaba allá en la liga infantil y juvenil de Carabobo, y formó parte de la selección de Puerto Cabello, de Carabobo.
Debemos considerar también el estado actual del enemigo, que se halla en una posición muy crítica, habiéndoseles desertado la mayor parte de sus soldados criollos; y teniendo al mismo tiempo que guarnecer las patrióticas ciudades de Caracas, Puerto Cabello, La Guaira, Barcelona, Cumaná y Margarita, en donde existen sus depósitos; sin que se atrevan a desamparar estas plazas por temor de una insurrección general en el acto de separarse de ellas.
§ 2.° Los cantones de la provincia de Carabobo y sus cabeceras son: 1° Valencia; 2° Puerto Cabello; 3° Nirgua; 4° San Carlos; 5° San Felipe; 6° Barquisitneto; 7° Carora; 8° Tocuyo; 9° Quibor.
Estas relaciones clandestinas debían apartar necesariamente a los que las mantenían de la inspección de los agentes del fisco, y a ellas debió Puerto Cabello su existencia en perjuicio de la Borburata, que era el puerto destinado para el comercio de Venezuela con la Península.
Sin embargo, lo acusaron de estar comprometido y preso vino, preso vino por San Fernando, Ciudad Bolívar, Puerto Cabello, confinado en el Castillo Libertador y dicen que lo envenenaron y un día como hoy, murió por la noche.
Quiso el Gobierno dar una consistencia legal a aquella reunión de hombres, cuyo carácter y ocupación debía hacer muy precaria la tranquilidad pública; pero la independencia criminal en que había vivido y el interés particular, sostenido por el general de los holandeses, les hizo oponerse obstinadamente a los designios del Gobierno, hasta hacerle renunciar al proyecto de someter a su autoridad las barracas de Puerto Cabello, que se convirtieron bien pronto en el asilo de la impunidad y en el almacén general de las colonias holandesas en la Costa Firme.
A su regreso de Londres se retiró a la vida privada, nuevarnente, hasta que en setiembre de 1811 el general Miranda, por entonces comandante en jefe de las fuerzas rectas de mar y tierra, lo persuadió de que aceptara el rango de teniente coronel en el estado mayor y el mando de Puerto Cabello, la principal plaza fuerte de Venezuela.
Puerto Cabello, habilitado por la naturaleza para contener y carenar toda la marina española, fue el surgidero que eligieron los holandeses de Curazao para dejar sus efectos y llevarse el cacao.
Pasaron, no obstante, de una parte a otra buscando más vituallas, por no tener lo que les parecía haber menester para el cumplimiento de sus designios y, habiendo buscado y rebuscado en algunas aldeas donde no hallaron gran cosa, llegaron a Puerto Cabello, en cuya plaza se hallan almacenes españoles, que sirven de poner todas las mercadurías, las cuales vienen de país alto para guardarlas hasta la llegada de navíos.
Y les trajo una vela y lo velaron esa noche, los cinco, seis presos que con él compartían una pequeña celda, ahí en el antiguo Castillo Libertador de Puerto Cabello.
Nada tenía que ofrecer Venezuela a la Península para atraer sus bajeles a sus puertos sino el cacao; mas los holandeses tenían muy buen cuidado de extraerlo para poner bajo el monopolio de la necesidad a un país que no tenía de dónde vestirse y proveer a las atenciones de su agricultura sino los almacenes de Curazao, ni otro conducto por donde dar salida a sus frutos y recibir estos retornos, que Puerto Cabello...