Ejemplos ?
-Pues ¿qué piensas hacer con el imposible que se te ofrece en la conquista desta Porcia, desta Minerva y desta nueva Penélope, que en figura de doncella y de fregona te enamora, te acobarda y te desvanece?
Costanza se llama, y no Porcia, Minerva o Penélope; en un mesón sirve, que no lo puedo negar, pero, ¿qué puedo yo hacer, si me parece que el destino con oculta fuerza me inclina, y la elección con claro discurso me mueve a que la adore?
Oración de Porcia -Saldrá mi sangre y mi alma (dijo Porcia) de mi cuerpo, mas no saldrá tu secreto; y si no se puede fiar secreto a mujer que no sea muerta, por merecer que me le fíes cuando no me le puedas fiar, me he dado la muerte.
Oyola Bruto, y mezclando sus lágrimas con su sangre, pagó su valentía comunicándola el intento que la callaba y de justicia debía a su muerte. Porcia, reviviendo en el gozo de haberle merecido a su marido parte de su cuidado, y resucitando la voz caída por el desperdicio de la sangre, le dijo: Segunda oración de Porcia -Bruto, en nada tienes peligro: si matas, te debe tu patria su vida; si mueres, te debe por su vida tu muerte.
Oyola Bruto con toda la alma, y compitiéndola en el semblante lo mortal, procuraba con suspiros sostituir la vida a Porcia, y se enterneció humanamente en la piedad de oficio tan lastimoso.
En esto vino un criado de su casa de Bruto, desalentado, a decirle que su mujer estaba expirando. Porcia, aumentando con el cuidado del peligro de su marido la herida, no sosegaba; y a cualquier rumor pequeño que oía, preguntaba por Bruto y qué hacía.
Con estas ansias diferidas la dio un desmayo que, no pudiendo tenerse en pie, entre sus criadas cayó sin algún sentido, tan mortal en la color y falta de voz y respiración, que juzgándola por muerta las mujeres que la asistían, mezclaron los llantos en un rumor desconsolado y lastimoso, de que se ocasionó decir los que le oían que Porcia era muerta; y llegando esta nueva, Bruto, no la creyendo, con ánimo invencible, no quiso dejar el negocio público por el suyo, aunque le era de tan inmenso dolor.
Tan honrada como sabiamente se detuvo Bruto; porque si, como decían, Porcia era muerta, no podía resucitarla, y si pasaba la ocasión, no era posible restituirla.
PANCRACIO Yo se las doy como puedo, y no como debo; no hay Lucrecia que se llegue, ni Porcia que se le iguale; la honestidad y el recogimiento han hecho en ella su morada.
Discurso Deseaba con ansia acelerada Bruto el dar la muerte a César, solicitado de lo mucho que le costaba por la muerte de Porcia.
Para convencer Porcia a Bruto de que antes morirá que revele el secreto, se da la muerte antes, porque la pregunta lleve por fiador su fin.
Algunos años después, Quinto Hortensio, un anciano conocido por sus habilidades retóricas, pidió la mano de Porcia en matrimonio.