Ejemplos ?
En el terreno del humanismo destacan dos corrientes; una culta y selecta en latín protagonizada por figuras como Luis Vives, Juan Ginés de Sepúlveda, Hernán Núñez de Toledo, Benito Arias Montano, Francisco Sánchez de las Brozas o Juan de Mariana, entre otros, y otra popularizante de la cultura clásica en castellano protagonizada por el incipiente manierista fray Antonio de Guevara y sus exitosas Epístolas familiares (1539) y personajes más o menos imbuidos de erasmismo como los gemelos Juan y Alfonso de Valdés o Pero Mexía y Luis Zapata, igualmente reimpresos con sus difundidísimmas Silva de varia lección (1540) y Miscelánea (1592) respectivamente.
Cita autores clásicos, como Aristóteles, Plinio el Viejo, Boecio, Aulo Gelio, Solino, Plutarco, Claudio Eliano o Apolonio de Tiana, Padres de la Iglesia, como San Agustín o San Jerónimo, y modernos, como Pero Mexía y, especialmente, Saxo Gramático y Olaus Magnus, autor de la Historia de gentibus septentrionalibus (Roma, 1555).
Erasmo se carteó con humanistas de origen converso como el helenista Juan de Vergara o los hermanos Alfonso y Juan de Valdés; fue, asimismo, amigo del emigrado humanista valenciano, también de origen judeoconverso, Juan Luis Vives, y ejerció un poderoso influjo en escritores como François Rabelais, Pero Mexía, Andrés Laguna o Miguel de Cervantes, en este último a través de su maestro el humanista López de Hoyos.
Sus principales obras en prosa incluyen, entre otras: Claros varones en letras, naturales de la ciudad de Sevilla Colección de biografías de ilustres personajes sevillanos, entre ellos Juan de Mal Lara, Fernando de Herrera o Pero Mexía Tratado de la antigüedad del apellido Caro Memorial de Utrera Veterum Hispaniae Deorum Manes sive Reliquiae Relación de las inscripciones y antigüedad de la Villa de Utrera El santuario de Nuestra Señora de la Consolación (Osuna...
El diálogo surge en Grecia con los Diálogos de Platón y lo continúan los romanos (Cicerón, por ejemplo, o Tácito con su Diálogo de los oradores) y la Segunda sofística (Luciano de Samosata); se revitaliza en el Renacimiento latino (Erasmo, con sus Colloquia; Juan Luis Vives, con sus Lingvae latina exercitatio o Diálogos sobre la educación, etc.) y en lenguas vulgares (Juan de Valdés (Diálogo de la lengua; Diálogo de doctrina christiana), su hermano gemelo Alfonso de Valdés (Diálogo de Mercurio y Carón), Pero Mexía (Coloquios y diálogos), etc.
Aparece en las obras de Diego Hurtado de Mendoza y en las compilaciones de chistes, ocurrencias y casos graciosos e interesantes conocidas como misceláneas, como las de Luis Zapata o la Silva de varia lección de Pero Mexía.
La Silva de varia lección (1540-1551) de Pedro o Pero Mexía, la primera escrita en lengua moderna en toda europa Sobremesa y alivio de caminantes (Zaragoza y Medina del Campo, 1563), de Juan de Timoneda.
También coeditó los Diálogos (1547) de Pero Mexía junto con Rafael Malpartida (2006) y, también de este autor, la Silva de varia lección (2003).
Otras obras suyas son: Libro de flores diversas y curiosas en tres tratados (París, 1619). Secretos de la gramática española (1640) y, Tesoro de diversa lición, inspirada en la Silva de varia lección de Pero Mexía.
A esta vulgarización literaria corresponde una subsecuente vulgarización de los saberes humanísticos mediante los populares géneros de las misceláneas o silvas de varia lección, leidísimas y traducidísimas en toda Europa, y cuyos autores más importantes son Pero Mexía, Luis Zapata, Antonio de Torquemada, etcétera.
Véase por ejemplo lo que escribe el cronista real Pero Mexía sobre el levantamiento comunero contra Carlos V: Mexía, que poco después machaca «como digo, todo esto fue obra del demonio» arrebata, demonizando a los comuneros, las causas, más lógicas que infernales, que tenían para alzarse.
La prosa doctrinal, en ciernes ensayística, tiene por autores modélicos a Pero Mexía, Luis Zapata, Fray Antonio de Guevara (Epístolas familiares), Fray Luis de León (De los nombres de Cristo), San Juan de la Cruz (Comentarios al Cántico espiritual y otros poemas), Francisco de Quevedo (Marco Bruto y Providencia de Dios) y Diego Saavedra Fajardo (República literaria y Corona gótica).