Pequeña Entente

Entente, Pequeña

 
hist. Alianza defensiva establecida entre Checoslovaquia, Rumania y Yugoslavia en 1920 y 1921.
Ejemplos ?
Nombrado ministro de Asuntos Exteriores en 1922, se mostró como un decidido partidario de la Pequeña Entente, formada por Rumanía, Checoslovaquia y Yugoslavia para oponerse a los planes revisionistas de Hungría (Hungría reclamaba la devolución de Transilvania, que Rumanía había recibido tras la guerra mundial) y a la restauración de los Habsburgo.
En sus conversaciones con la Pequeña Entente, logró que esta aceptase firmar tratados sobre el respeto a las minorías, renunciase a la fuerza para resolver las disputas entre ambas partes y reconociese el derecho de Hungría a rearmarse, concesiones que se plasmaron en el acuerdo de Bled —que Checoslovaquia no rubricó— del 23 de agosto.
Dollfuss había aceptado la dependencia de Italia, tras el fracaso de planes alternativos: en el verano anterior, había tratado infructuosamente de que Hungría se aviniese a establecer junto con Austria una asociación con sus rivales de la Pequeña Entente; en febrero, había estado a punto de solicitar la ayuda de la Sociedad de Naciones —la guerra civil y el desinterés de Francia, el Reino Unido e Italia le hicieron descartar el plan—.
Francia y sus aliados de la Pequeña Entente quedaron debilitados, en opinión del Gobierno italiano, por la conclusión del pacto tripartito.
En la práctica, añadía a Grecia y Turquía al bloque de la Pequeña Entente, formado para evitar el revisionismo húngaro y neutralizaba las posibles pretensiones búlgaras uniendo contra ellas a todos sus vecinos.
En la práctica era un acuerdo para neutralizar las veleidades revisionistas búlgaras, innecesario por la debilidad militar y diplomática de Bulgaria, además de no lograr mantener la paz en los Balcanes cuando trató de utilizarse en el invierno de 1939 como base de un nuevo bloque de naciones neutrales en la Segunda Guerra Mundial. Campañas de los Balcanes Pequeña Entente
En política exterior, el país comenzó como una de las naciones beneficiadas de la Primera Guerra Mundial y mantuvo una estrecha relación con Francia y con sus vecinos opuestos a las revisiones territoriales, formando parte de la Pequeña Entente.
La Pequeña Entente tenía como función esencial evitar cualquier posible ataque de Hungría, país del que los tres países miembros habían obtenido áreas tras la Guerra Mundial.
La intención del Gobierno alemán era doble: destruir la alianza de la Pequeña Entente que sostenía Francia, debilitando así a esta y, a la vez, adquirir suministros para la guerra venidera.
Tras el acuerdo germano-soviético la política exterior se encontraba a la deriva, eliminada la Pequeña Entente, invadida Polonia y con los aliados occidentales cada vez más alejados de los Balcanes.
La política exterior favorable a la Sociedad y de estrecha alianza con Francia se personificó en Nicolae Titulescu, ministro de Asuntos Exteriores rumano en 1927-1928 y 1932-1936, figura de gran prestigio en los países occidentales y destacado en la actividad de la Sociedad de Naciones. Titulescu reforzó la Pequeña Entente y tuvo un papel relevante en la creación de la Entente de los Balcanes.
En septiembre de 1936 se firmó un pacto económico y comercial con Italia; en marzo de 1937 rubricó un acuerdo de no agresión con Italia —interesada en contrarrestar la influencia alemana y lograr la tolerancia yugoslava para sus actividades en Albania— sin consultar a sus aliados de la Pequeña Entente.