Pedro Calderón de la Barca

Calderón de la Barca, Pedro

 
(1600-81) Autor dramático español. Significó la culminación del Barroco en el teatro. En su teatro se hallan dos directrices fundamentales: por un lado consolidar la obra de Lope de Vega, por otro una nueva tendencia que le lleva a resaltar lo ideológico, a introducir en la temática central ideas filosóficas y a cuidar la escenografía. Su estilo es una mezcla de culteranismo y de conceptismo. Obras: El alcalde de Zalamea, El médico de su honra, El mayor monstruo los celos y La vida es sueño, máxima producción calderoniana. Finalmente, los autos sacramentales, manifestación de las doctrinas tomistas y neoescolásticas: El gran teatro del mundo y El gran mercado del mundo.
Ejemplos ?
Madrid: Ediciones Españolas S.A., 1940. Obras completas de Don Pedro Calderón de la Barca. (Dramas). Textos íntegros según las primeras ediciones y los manuscritos autógrafos.
En todas ellas bajo el mando del capitán Manuel Ponce de León y en el aguerrido tercio del famoso Lope de Figueroa, personaje que aparece en El alcalde de Zalamea, de Pedro Calderón de la Barca.
Obras en prosa, edición de Luis Astrana Marín, Madrid: Aguilar, 1932. Obras escogidas de Don Pedro Calderón de la Barca. Edición y prólogo de Luis Astrana.
Esta pequeña tertulia dirige sus pullas sobre todo contra Vicente García de la Huerta por la selección de autores de su Teatro Hespañol (sic), 1785, en la que recoge muchas obras de Pedro Calderón de la Barca y ninguna de Félix Lope de Vega, Tirso de Molina, Juan Ruiz de Alarcón o Miguel de Cervantes.
De este último se conserva Celos aun del aire matan, ópera creada en el teatro del Palacio del Buen Retiro en 1660, con libreto de Pedro Calderón de la Barca.
Destacaron Tirso de Molina, Guillén de Castro, Juan Ruiz de Alarcón y, principalmente, Lope de Vega (El perro del hortelano, 1615; Fuenteovejuna, 1618) y Pedro Calderón de la Barca (La vida es sueño, 1636; El alcalde de Zalamea, 1651).
Hilborn, que compuso una cronología de las obras de Pedro Calderón de la Barca; Richard Herr, con un importante libro sobre la España dieciochesca, John Dowling, Elías L.
críticas en el fondo dirigidas al gongorismo o culteranismo y a la escuela de Pedro Calderón de la Barca:: Bien es verdad que temo el lucimiento / de tantas metafísicas violencias / fundado en apariencias, / engaño que hace el viento / (herida la campana) en el oído / que parece conceto y es sonido.
Fue uno de los mayores seguidores de la escuela dramática establecida en torno a Pedro Calderón de la Barca y amistó con los escritores Antonio Coello, Juan Pérez de Montalbán, Luis Vélez de Guevara y el mismo Pedro Calderón de la Barca; con ellos realizó algunas comedias de varios ingenios.
Además de estas obras, Pedro Calderón de la Barca, ha contribuido a la literatura española con un gran número de autos sacramentales, de entre los que destaca El gran teatro del mundo.
Lomba Pedraja en su estudio El rey Don Pedro en el Teatro (1899), reparte las visiones de Cruel y Justiciero en piezas diversas de Lope de Vega (La desdichada Estefanía o El rey don Pedro en Madrid, El infanzón de Illescas, Audiencias del rey Don Pedro), Pedro Calderón de la Barca (El médico de su honra), Agustín Moreto (El valiente justiciero y ricohombre de Alcalá), claramente a su favor, y Juan Claudio de la Hoz y Mota en su El montañés Juan Pascual, primer asistente de Sevilla.
La primera cuenta la historia de la serrana que asesinaba a los hombres después de yacer con ellos; la segunda, la de la jovencita seducida y vendida después como esclava. Esta última es fuente directa de la comedia del mismo título de Pedro Calderón de la Barca, quien la refundió.