Paysandú

Paysandú

 
Departamento situado en el O de Uruguay, fronterizo con Argentina (O); 14 106 km2 y 103 487 h. Cap., la c. homónima (75 081 h), puerto fluvial.
Ejemplos ?
La ubicación geográfica estratégica de la villa, en la vía natural que comunicaba a Montevideo con los pueblos del litoral uruguayo -Mercedes, Paysandú, Salto- e inclusive con Colonia, le otorgó a San José, un considerable valor militar y político.
A la renuncia de Oribe en octubre de 1838, Lavalleja, previa entrega a los riveristas de la plaza de Paysandú, cruzó a Buenos Aires para ponerse a servicio directo de Rosas, acompañó al general Pascual Echagüe, en la invasión de 1839 y el 29 de diciembre sufrieron una estrepitosa derrota en la batalla de Cagancha.
Otras vías terrestres de transporte se presentan a continuación: Norte: Ruta 44 (nace en la ruta 7 a pocos km de Melo, y termina en la ruta 6 en Rivera) Oeste: Ruta 6 (comprende a Treinta y Tres, Cerro Largo y Rivera) Oeste/Este: Ruta 26 (de Paysandú a Cerro Largo.
Entre los servicios interdepartamentales de buses se destacan los que tienen como destino: Montevideo y Paysandú, brindado por las empresas Agencia Central, Chadre, Núñez y COPAY; Durazno y Colonia brindado por Nossar; Salto, operado por Agencia Central, Chadre, Núñez y El Norteño; y Bella Unión brindado por la empresa El Norteño.
La ciudad se encuentra comunicada a través de cuatro rutas nacionales: 20px Ruta 3: conecta a la ciudad de Trinidad con las ciudades de San José y Montevideo (al sur), y con las ciudades de Paysandú, Salto y Bella Unión (al norte).
Se les podrá negar cualquier otra condición, sin que se ofendan mayormente, pero al que se atreva a decir que tienen el cuero para negocio, si no le demuestran prácticamente lo contrario, a puñetazo limpio, para convencerlo de su crasísimo error, le paran un rodeo con los bravos 33, y los defensores de Paysandú, y los mártires de Quinteros, y los hermanos Valiente y cuantos Juanes, Pedros y Diegos han sido héroes y víctimas de los centenares de jornadas sangrientas que han saturado el espíritu nacional de tan belicosas gallardías.
Pues luchando como hermanos en mil combates nos vimos, y a los tiranos hundimos y a la patria rescatamos. Gloriosos lauros ganamos ande el libre batayó, Paysandú e Ituzaingó son recuerdos inmortales.
INVOCACIÓN ¡Sombra de Paysandú! ¡Sombra gigante que velas los despojos de la gloria! ¡Urna de las reliquias del martirio, espectro vengador!
A Artigas, concomitantemente, se le envía la Misión Pico – Rivarola para gestionar un arreglo de paz y un acuerdo – dentro de lo posible – para afianzar la seguridad mutua… Es en este momento cuando el Protector pidió a los Pueblos Libres que instruyesen a sus Diputados al Congreso de Concepción acerca de los puntos de vista de cada cual con respecto al tópico que examinamos. Llegan entre tanto a Paysandú, donde tenía entonces Artigas su Cuartel General, los Comisionados de Buenos Aires.
Desde el día 6 la lucha siguió hasta hoy con más ó menos violencia por la marina brasilera, que arrojaba sobre esta ciudad sus granadas y balas como el asesino mata alevosamente, contando con la impunidad de su crimen, como el cobarde que hiere a traición; pero la salida que hicieron hoy parte do las fuerzas de la Defensa, encomendada por mí al valiente Coronel Piriz, dio un término glorioso a esta situación, arrojando a balazos y bayonetazos lejos de Paysandú a más de 600 traidores y cobardes brasileros, que aún se conservaban a nuestro frente.
Los servicios técnico-auxiliares de la enseñanza primaria son los siguientes: a) El que está a cargo de los centros de asistencia técnico-pedagógica que se clasifican de acuerdo a estas categorías: Centro Nacional con sede en Montevideo, Centros Sub-zonales radicados en Salto, Mercedes, Durazno, Tacuarembó, Melo, Rocha; Centros Zonales radicados en Artigas, Paysandú, Fray Bentos, Colonia, San José, Canelones, Florida, Las Piedras, Pando, San Ramón, Sarandí del Yi, San Gregorio, Paso de los Toros, Minas de Corrales, Río Branco, Cerro Chato, Lascano, Castillos y Aiguá.
Y Paysandú, gallardo, sereno, imperturbable, sonreía en el tumulto de la espantosa lid; y haciendo brotar chispas de su potente sable, ceñida de relámpagos erguía su cerviz.