Paterna

Búsquedas relacionadas con Paterna: Xirivella

Paterna

 
Mun. de la prov. española de Valencia, cab. de p. j., en el área metropolitana de Valencia; 47 190 h. Agricultura. Ganadería lanar. Famosa cerámica de los ss. XIV y XV.
Ejemplos ?
Transcurrieron años. El padre de Antón había muerto, y gentes extrañas ocupaban la casa paterna. Sin embargo, el joven estaba destinado a volver a verla.
245 Así, en los techos, por la paterna muerte funestos, de su casa entrando, el feroz Teseo, cual el luto que a la Minoide él había causado con su mente desmemoriada, tal él mismo recibió.
Pues tampoco ella, de la diestra paterna por mí llevada, a una fragante casa llegó de asirio olor, sino que furtivos regalillos me dio en la callada noche, 145 del propio regazo de su propio marido arrancados.
Sus recuerdos me han distraido y consolado en las primeras amargas horas de mi horfandad, y han poblado a solitaria mansion de mi casa paterna con las bellas visiones de sus orientales leyendas, las cuales concluyeron por lanzar de sus aposentos los mústios espectros de mis mayores guarecidos bajo su techo.
El encomendero español resultaba investido, no con un poder ó dominio se- ñorial sobre los indios, sino con una autoridad casi paterna, pues se obligaba á civilizarlos y ampararlos.
Articulo 60.- El Código de la Familia no podrá contener disposiciones discriminatorias en razón de filiación ni estado civil, y establecerá un sistema adecuado que facilite una efectiva investigación de la paternidad. Articulo 61.- El que procree un hijo debe asumir la responsabilidad paterna.
Nataniel se despertó un día como de un sueño penoso y profundo, abrió los ojos, y un sentimiento de infnito bienestar y de calor celestial le invadió. Se hallaba acostado en su habitación, en la casa paterna, Clara estaba inclinada sobre él y, a su lado, su madre y Lotario.
Sólo estuvo completamente tranquilo el día en que la estatua paterna, arrodillada ante la Religión, impuso su enorme peso sobre aquella fosa, en el fondo de la cual enterró el único remordimiento que hubiera rozado su corazón en los momentos de cansancio físico.
Por su naturaleza no es mortal ni inmortal; pero en un mismo día está floreciente y lleno de vida mientras está en la abundancia, y luego se extingue para revivir por efecto de la naturaleza paterna.
¡Qué bien canta el ruiseñor!” En la ciudad de su infancia se despertaron multitud de recuerdos que le arrancaron lágrimas. La casa paterna se levantaba en su sitio de siempre, pero el jardín era distinto.
Pero las muchachas, aunque feas como espan- tajos de maizal, y tontas como charada de periodista ultramon- tano, podían encontrar marido, fK)r amor á sus monedas, y reclamar la paterna herencia, idea que bastaba para que el señor padrastro frunciera el entrecejo.
277.- Si el hijo de menor edad, ausente de la casa paterna, se halla en urgente necesidad en que no puede ser asistido por los padres, se presumirá la autorización de éstos para las suministraciones que le haga cualquier persona, en razón de alimentos y medicinas, habida consideración a la capacidad económica de los padres.