Partido Colorado

Partido Colorado (Paraguay)

 
polít. Partido paraguayo (Asociación Nacional Republicana) creado en 1887 por Bernardino Caballero, militar y presidente de la República (1880-86). De carácter conservador, se mantuvo en el poder de manera ininterrumpida entre 1948 y 2008. Volvió al poder en 2013.

Partido Colorado (Uruguay)

 
polít. Partido uruguayo creado en 1835 por el líder militar José Rivera. Extendió su influencia en los medios urbanos y se benefició de las ideas liberales llegadas con la inmigración. José Batlle y Ordóñez (1856-1929) fue uno de sus principales líderes. Después de haber detentado el poder durante casi un siglo, lo perdió en las elecciones de 1958 y 1962. Triunfó nuevamente en 1966 y 1971 con su candidato Bordaberry, en 1985 y 1995 con Julio María Sanguinetti y en 1999 con Jorge Batlle, hasta que en 2005 perdió de nuevo el poder.
Ejemplos ?
omingo 13 de agosto de 1916, El DIA El Acto de ayer La sesión celebrada ayer por la Convención Nacional del Partido Colorado definió, en un sentido que responde a las exigencias del actual momento político, l a actitud de nuestra colectividad frente a los problemas que plantea el porvenir.
El voto de confianza dado al doctor Viera significa que este prestigioso ciudadano interpreta los deseos generales del Partido y que su gestión inteligente, como hombre de partido y como gobernante, se basa en una exacta percepción de la realidad de los hechos y en una clara visión de la idealidad de los principios del Partido Colorado.
Viera a la Convención Colorada - Un documento expresivo El Presidente de la República, doctor Viera, ha dirigido a la Convención Nacional del Partido Colorado que se reunirá esta tarde, la siguiente nota, cuyo comentario hacemos en otro lugar: A la Convención Nacional del Partido Colorado.
El doctor Frugoni ha dicho en un reciente reportaje que los hombres de pensamiento abandonarán las filas del Partido Colorado e irán a engrosar las del socialismo.
–El Partido Colorado, desde el gobierno, ha dado a todos los ciudadanos la irreprochable seguridad de que no hay privilegios ante la igualdad soberana del derecho público.
El Partido Colorado “Batllismo” que ha venido enteramente dispuesto a votar por su aprobación y que en base a escrúpulos de orden constitucional se negó a acompañar el proyecto de plebiscito consultivo propuesto y defendido por mi ilustre y querido colega Haedo, ¿ha podido acaso necesitar que tan inconducentes puntualizaciones fueran expresadas para entender de antemano que el Convenio no puede exceder – en ningún sentido - a lo preceptuado por los regímenes constitucionales de las partes contratantes?
¿Cree el doctor Frugoni que si el Partido Colorado se desorganizara podría improvisarse una fuerza capaz de impedir este retroceso enorme?.
El Partido Colorado, en su acción de tres lustros, a conseguido algo más que la dirección efectiva de los destinos nacionales por su preponderancia sobre el conjunto de las demás fuerzas partidarias.
Los últimos gobiernos, haciendo política de partido, leal y honestamente entendida, dieron al traste con todos esos arreglos, con la satisfacción de todo el país y con el disgusto de los que veían desaparecer definitivamente las ocasiones de constituirse en factores de conciliación. Esa obra del Partido Colorado queda en pie.
–El Partido Colorado, como partido de gobierno, continuando su obra de progreso social y de protección a las clases más humildes, sabra proporcionar y consagrar el derecho de los obreros a no morirse de hambre dentro de una democracia igualitaria como la nuestra, que tan altos ejemplos de legislación humanitaria a dado a todo el mundo, donde no es posible librar al capricho o a la anguria de empresarios y patrones la subsistencia de las familias y el bien estar de los hogares más modestos.
En el poder, le da estabilidad, le da fuerza y le da algo más que todo esto, señores: le da un programa de que carecía; incorpora todas las nuevas conquistas; lo mantiene en un estado de perpetuo devenir; no lo deja estancar nunca hasta el punto que la marcha del Partido Colorado en esos diez años es, señores, -digámoslo con orgullo- una perpetua ascensión progresista.
Y ¿Quién puede librar esa batalla y ganarla sino el Partido Colorado, la grande y tradicional fuerza de tendencias democráticas de la República?.