Parténope

Parténope (Parthenópē)

 
Antiguo nombre de la c. de Nápoles, fundada hacia el 650 a C por griegos de Cumas.
Ejemplos ?
El mismo cielo Obedece a su anhelo, Si al cielo acaso conmover le agrada: A una sola voz suya, a una mirada, Apaga Jove el iracundo rayo, Depone Marte la sangrienta espada. ¿No es tal, sacra Parténope, la excelsa Joven real, cuya dorada cuna Tú ya meciste en su primer oriente?
¡Oh memorable día aquel en que la grande Barcelona, saltando el noble pecho de alegría, y ufana y orgullosa al verse de sus reyes visitada, vio la mar espumosa besar su alta muralla, y deponer después sobre su playa, ante el inmenso pueblo que esperaba, el precioso tesoro que la bella Parténope mandaba!
100 Cuando éstas hubo preterido y a la diestra de Parténope las murallas abandonó, por la izquierda parte del canoro Eólida en el túmulo y, lugares preñados de palustres ovas, en los litorales de Cumas y en las cuevas de la vivaz Sibila entra y que a los manes paternos él acuda a través de los Avernos, 105 le ruega.
De ahí recorre la Cáprea y el promontorio de Minerva y generosos de surrentino sarmiento esos collados, 710 y de Hércules la ciudad y Estabias y para los ocios nacida Parténope y desde ella los templos de la cumea Sibila.
Tres años después, Sumaya puso música a la ópera La Parténope (1711), compuesta con motivo del cumpleaños de Felipe V sobre un libreto del italiano Silvio Stampiglia, por encargo del recién llegado virrey Don Fernando de Alencastre Noroña y Silva, III Duque de Linares, marqués de Valdefuentes, comendador de la Orden de Santiago, virrey de la Nueva España desde 1711 hasta 1716 El Duque de Linares, gran aficionado a la ópera italiana, encargó a Sumaya la traducción de libretos italianos y la composición de nueva música para los mismos.
El libreto de La Parténope, se conserva en la Biblioteca Nacional de México,aunque la parte musical se ha perdido. Usualmente se considera La Parténope, estrenada en 1711, como la primera ópera mexicana, pero tal afirmación debe tomarse con cuidado considerándose la probabilidad que tal título se le deba conceder, en realidad, a El Rodrigo, de la cual no se ha localizado mayor información, mas que su clasificación de melodrama.
El gramático Filagirio cuenta que algunos colonos de Cumas abandonaron su ciudad para fundar Parténope, llamada así por la sirena allí enterrada.
Por desgracia no se sabe nada de las estructuras de Parténope, a excepción de un tramo de muro de bloques de piedra tallada en el área que ocupa la plaza del Municipio, que M.
C., al este de Parténope surgió Nápoles, que ocupó la parte más alta de la llanura que se extiende entre los anfiteatros volcánicos de los Campos Flégreos y el Vesubio, en un área donde, a diferencia de Pizzofalcone, se daban las condiciones para el desarrollo de una verdadera ciudad.
Parténope se levantó en la colina de Pizzofalcone, defendida en tres de sus lados por el mar y delimitada en el interior por un barranco estrecho y profundo (correspondiente a la actual calle Chiaia de Nápoles) que separaba el núcleo habitado, de la necrópolis (ubicada a lo largo del eje que hoy sigue la calle Nicotera).
Serra) que desde el puerto llevaba a la colina. Cuenta la leyenda que la sirena Parténope, desesperada por no haber encontrado a Odiseo, se tiró al fondo del mar.
Su cuerpo, arrastrado por la corriente hasta las orillas del golfo de Nápoles, fue sepultado allí. En recuerdo suyo, la ciudad que se levantó en aquel punto se llamó Parténope.