Pablo de Samosata

Pablo de Samosata (Paúlos)

 
(s. III) Obispo de Antioquía. Negó la divinidad de Jesucristo.
Ejemplos ?
Si alguno dice que el Hijo de Dios nuestro Señor, no existió antes de nacer de la Virgen, como dijeron Pablo de Samosata, Fotino y Prisciliano, sea anatema.
Orígenes es a menudo citado como el primer autor que utilizó Madre de Dios para María aunque el texto en que se basa esta afirmación puede no ser cierto. Dionisio de Alejandría utiliza Madre de Dios en alrededor del 250, en una epístola a Pablo de Samosata.
Según Atanasio de Alejandría, opuesto a Arrio, estas son algunas de las enseñanzas arrianas, citadas en su obra Discurso contra los arrianos: El Concilio de Nicea no terminó con la controversia, ya que muchos obispos de las proviencias orientales discutían el homousismo, el término central del credo niceo. Pablo de Samosata había avocado el monarquianismo cristológico.
El foco del Concilio de Nicea fue la naturaleza del Hijo de Dios y su relación precisa con Dios Padre (véase la obra de Pablo de Samosata y los sínodos de Antioquía).
Arrio y sus seguidores apelaban al versículo 14:28 del Evangelio de Juan, donde Jesús dice: También apelaban al versículo 8:22 de los libro bíblico Proverbios, que dice: Arrio había sido discípulo de Luciano de Antioquía en la academia privada de Antioquía, y heredó de él una versión modificada de las enseñanzas de Pablo de Samosata.
Frente a la conducta escandalosa de Pablo de Samosata y sobre todo frente a su doctrina, que al resucitar el ya condenado adopcionismo rebajaba la figura de Cristo, reaccionaron rápidamente los obispos orientales, que organizaron diversos sínodos contra él.
Pero, finalmente, en el tercer sínodo de Antioquía (268), los obispos condenaron definitivamente su doctrina. El principal adversario de Pablo de Samosata en esta disputa fue el presbítero Malquión de Antioquía.
Algunos grupos fueron rechazados por herejes, como por ejemplo: Simonianismo Nicolaísmo Judaizantes Gnosticismo Marcionismo Montanismo Adopcionismo Mandeanismo Monarquianismo Nestorianismo Apolinarismo Arrianismo Docetismo Arrio (discípulo del obispo Pablo de Samosata) era un líder entre los cristianos que tenía un entendimiento muy particular del movimiento trinitarista, reflejando la divinidad natural de Cristo.
Las principales noticias sobre su vida y doctrina se encuentran en la Carta sinodal del Concilio de Antioquía de 268, la disputa entre Pablo de Samosata y el presbítero Malquión, recogida taquigráficamente y conservada, y la llamada Carta de Himeneo que se supone seis obispos escribieron a Pablo antes del sínodo del 268 para que suscribiera una regla de fe.
Afirman, en efecto, que los Padres que condenaron a Pablo de Samosata rechazaron la expresión homousion, como insuficiente para expresar las relaciones del Hijo respecto del Padre.
De hecho, consta que Pablo de Samosata, en conformidad con los monarquianos, usaba esta expresión, aplicada al Verbo, entendiéndola en el sentido que le atribuía la herejía monarquiana: es decir, significando que entre el Verbo y el Padre no hay distinción de personas o hipóstases, sino de modos de una misma esencia.
Habiendo acudido e invocado como juez y árbitro al Emperador tanto Pablo de Samosata como el obispo Domno, Aureliano decidió que el «palacio episcopal debía adscribirse a quien el obispo de Roma y los obispos de Italia enviaban cartas».