Moscú

Moscú (Moskva)

 
Ciudad capital de Rusia y de la provincia homónima (47 000 km2 y 15 153 000 h), a orillas del Moscova y en el centro de la gran llanura rusa; 8 769 000 h (aglomeración urbana, 8 967 000 h). Principal centro político, económico, cultural e industrial de Rusia. Ind. muy diversificada. Puerto fluvial favorecido por el canal Moscova-Volga, que comunica la c. con los cuatro mares rusos (Ártico, Báltico, Negro y Caspio). Nudo ferroviario. Universidad. Escuelas técnicas, conservatorios y teatros (Bolshoi). Importantes aeropuertos.
hist. Fundada en el s. XII, se convirtió en núcleo del Imperio ruso durante el s. XV y siguió conservando su importancia cuando Pedro el Grande trasladó la cap. a San Petersburgo (1712). En 1812, fue ocupada por Napoleón. Durante la Revolución de 1917 fue escenario de violentos y graves enfrentamientos. Recuperó su categoría de cap. en 1918. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue seriamente amenazada por los alemanes. Sede de los Juegos Olímpicos de 1981. El centro de la c. lo constituye el Kremlin, sede de varios organismos gubernamentales. Frente al Kremlin se extiende la Plaza Roja, que alberga el mausoleo de Lenin.
Traducciones

Moscú

Moscow

Moscú

Moskau

Moscú

Moscou

Moscú

Mosca

Moscú

SMMoscow
Ejemplos ?
Mientras entran en vigor los convenios especiales previstos en el Artículo 43, que a juicio del Consejo de Seguridad lo capaciten para ejercer las atribuciones a que se refiere el Artículo 42, las partes en la Declaración de las Cuatro Potencias firmada en Moscú el 30 de octubre de 1943, y Francia, deberán, conforme a las disposiciones del párrafo 5 de esa Declaración, celebrar consultas entre sí, y cuando a ello hubiere lugar, con otros miembros de la Organización, a fin de acordar en nombre de ésta la acción conjunta que fuere necesaria para mantener la paz y la seguridad internacionales.
Ahora bien, sojuzgada Rumania, Polonia también quedaría a merced de los alemanes si Rusia y las grandes potencias democráticas no acuden en su auxilio. ¿Qué estará pasando en estos propios instantes entre las Cancillerías de Moscú, Varsovia, Bucarest, Londres y París?
Muy buen tiempo, en fin. La casa de mi tío –una de las principales de Moscú– era conocida de todo el mundo. Sólo que yo nunca había estado en ella ni tampoco había visto a mi tío, ni siquiera de lejos.
V Nos quedamos los dos frente a frente en el coche, que partió a toda velocidad hacia Moscú, seguido al galope, entre alaridos y traquetreos, por toda la patulea de cocheros.
Hace sólo unos días, aquí en Moscú, se realizaron pláticas sobre limitación de armamentos que, según los interlocutores, reabrieron las posibilidades para esos propósitos.
Kennedy contestó reforzando las relaciones con Berlín y aumentando la fuerza militar de la nación, incluyendo nuevos esfuerzos en el espacio exterior. Enfrentado por esta reacción, Moscú, después de la edificación de la pared de Berlín, disminuyo su presión en Europa Central.
Pero lo ocurrido después del 11 de septiembre es algo inverosímil para los chilenos. Fueron miles los que escucharon decir a la Radio de Moscú que habían muerto 700 mil personas, en dos días.
Lo hizo pensando en su Patria, en Venezuela, en Suramérica, además de luchar por la independencia de un pueblo. Se fue a Moscú y él mismo lo escribe: “Por aquí ando buscando ayuda, apoyo para la independencia de mi pobre Patria”.
París, 1848, p. 61. La edición rusa salió en Moscú en 1851.. Incluso su misión la compensan con una especie de serena nobleza, y, a pesar de su natural pasividad, asombraron a los oficiales británicos con su valor.
Los centros locales de abasto no pueden distribuir sus provisiones, y la petición que los ciento veinticinco empleados del área de Dmitrov han hecho a Moscú, continúa sin respuesta.
En conclusión, no pude evitar mencionar algunos aspectos de la situación general al escribirle. Vivir en un gran centro como Moscú imposibilita conocer las verdaderas condiciones del país.
Estábamos ya muy cerca de Moscú, que aparecía ante nuestros ojos, todo envuelto en la maravillosa luminosidad matutina, nimbado por la tenues nubecillas de humo de los hogares, despertándose al plácido tañido de las campanas que llamaban a misa.