Moquegua

Moquegua

 
Departamento de la región sur de Perú, junto al Pacífico; 16 175 km2 y 130 500 h. Cap., la c. homónima (30 400 h). Aeropuerto en la cap.
Ejemplos ?
Estudió en Moquegua, probablemente en el colegio de los Betlemitas del hospital. Era todavía muy joven cuando se incorporó a la avanzada del Ejército Libertador que llegó a Moquegua bajo el mando del teniente coronel Guillermo Miller, en mayo de 1821.
Se convino en que el Congreso debía reunirse el 9 de diciembre de 1844, pero como al llegar a esa fecha los colegios electorales del centro y sur (Arequipa, Moquegua, Cuzco, Puno, Ayacucho, Huancavelica y Junín) no habían elegido senadores, Menéndez dio un decreto el día 14 de diciembre, a fin que las autoridades activasen la reunión de los colegios y se procediese a la elección de senadores para un Congreso Extraordinario, que se reuniría para hacer el escrutinio de la elección presidencial y proclamaría al Presidente de la República.
Domingo Nieto y Márquez (Moquegua, 15 de agosto de 1803 - † Cuzco, 17 de febrero de 1844) fue un militar y político peruano. Participó a lo largo de toda la campaña de la Independencia del Perú, de 1821 a 1825.
Nació en una hacienda cerca del puerto de Moquegua, aunque él mismo se consideraba moqueguano por razones de descendencia familiar.
Este comprometió buena parte del ejército en campañas ambiciosas que fracasaron en las batallas de Tarata y Moquegua, dejando al gobierno peruano en una delicada condición militar.
Organizó una división y enfrentó a las fuerzas gobiernistas comandadas por el general José Trinidad Morán pero fue derrotado en el Alto del Conde, cerca de Moquegua (16 de noviembre).
Leal al gobierno de Pardo, comandó un batallón de la Guardia Nacional y se enfrentó a los revolucionarios encabezados por Nicolás de Piérola en Moquegua, en 1874.
Areche elevó la contribución de indígenas a un millón de pesos; creó la junta de diezmos; los estancos y alcabalas dieron pingües rendimientos; abrumó de impuestos y socaliñas a los comerciantes y mineros, y tanto ajustó la cuerda que en Huaraz, Lambayeque, Huánuco, Pasco, Huancavelica, Moquegua y otros lugares estallaron senos desórdenes, en los que hubo corregidores, alcabaleros y empleados reales ajusticiados por el pueblo.
Después de nueve horas de obstinado combate, en que los independientes perdieron más de setecientos hombres, hubo que emprender retirada sobre Moquegua.
Antes que tal ocurriese, ya el virrey traía clavado entre ceja y ceja al príncipe; pues el superior de los jesuitas de Moquegua había escrito a su excelencia, comunicándole que él abrigaba cierto recelillo de que aquel señorón era un pillastre forrado de caballero.
Después de recibir los últimos sacramentos, le dijo al cura: -Taita, voy a confiarte un secreto, ya que no tengo hijo a quien transmitirlo. Yo desciendo de Titu-Atauchi, cacique de Moquegua en los tiempos de Atahualpa.
Señor General Montero.- Pachía.- Dice el coronel Bolognesi que aquí sucumbiremos todos antes de entregar Arica. Hágannos propios, comuníquenos órdenes y noticias del ejército y de los auxilios de Moquegua.- Manuel C.