Mondoñedo

Mondoñedo

 
Mun. de la prov. española de Lugo, cab. de p. j.; 5 139 h.
Ejemplos ?
-¡Diéronle! ¡Diéronle! -exclamó con su gramática de Mondoñedo-. ¡Bien hice yo en no salir! ¡Buenos forados habrían abierto las balas en mis tres refajos!
Poseyó en España los Obispados de Mondoñedo y de Orense, y en Italia gozó también de los títulos de Obispo de Albano y de Sabina baxo de los pontificados de Nicolao V y de Pio II.
Dígame usted, señora Teresa: ¿está mala acaso la joven princesa de Santurce? Todo esto si se dirigía a la madre, y, si era la gallega, decíale con mayor furia: -¡Oye y entiende, monstruo de Mondoñedo!
En el piso bajo de la izquierda de una humilde pero graciosa y limpia casa de la calle de Preciados, calle muy estrecha y retorcida en aquel entonces y teatro de la refriega en tal momento, vivían solas, esto es, sin la compañía de hombre alguno, tres buenas y piadosas mujeres, que mucho se diferenciaban entre sí en cuanto al ser físico y estado social, puesto que éranse que se eran una señora mayor, viuda, guipuzcoana, de aspecto grave y distinguido; una hija suya, joven soltera, natural de Madrid y bastante guapa, aunque de tipo diferente al de la madre (lo cual daba a entender que había salido en todo a su padre), y una doméstica, imposible de filiar o describir, sin edad, figura ni casi sexo determinables, bautizada hasta cierto punto en Mondoñedo...
Nuño), Canónigo de Santiago y uno de los famosos escritores de la Historia compostelana, exaltado al Obispado de Mondoñedo, en cuya silla ya se hallaba por Julio del año de 1120.
Amaba con vehemencia y defendía con rabia su propiedad, ni más ni menos que si tuviese una dilatada prole a quien transmitirla, y que si no estuviese próximo, por inexorable decreto de los años, a dejárselo todo aquí, para regocijo de unos sobrinos que vivían en Mondoñedo y no habían visto a su tío ni una sola vez.
ALFONSO (Munio ó Nuño), tesorero de la Santa Iglesia de Santiago; florecía á principios del siglo XI y aunque no se sabe fijamente su patria, debe inferirse ser gallego de nacimiento, pues los mismos apellido y nombre lo demuestran, y si esto no fuese bastante prueba, debe apropiarse á Galicia por las dinidades que en este reino obtuvo de Canónigo tesorero y de Obispo de Mondoñedo.
Martin obispo dumiense ó de Mondoñedo; y finalmente que Leovigildo conquistó la Galicia incorporándola á sus estados, siendo depuesto Ebórico último Rey de los suevos, por traicion de su nuera Segismunda (j) : pero en medio de todos estos sucesos, no se hace mencion alguna de la Coruña.
ALBINO, Obispo de Tenerife; JUAN, Obispo de Jaca; JUAN, Obispo de Vich; NICANOR, Obispo de Tarazona, Administrador Apostólico de Tudela; JOSÉ, Obispo de Santander; FELICIANO, Obispo de Plasencia; ANTONIO, Obispo de Quersoneso de Creta, Administrador Apostólico de Ibiza; LUCIANO, Obispo de Segovia; MANUEL, Obispo de Zamora; MANUEL, Obispo de Curio, Administrador Apostólico de Ciudad Rodrigo; LINO, Obispo de Huesca; ANTONIO, Obispo de Tuy; JOSÉ MARIA, Obispo de Badajoz; JOSÉ, Obispo de Gerona; JUSTO, Obispo de Oviedo; FR. FRANCISCO, Obispo de Coria; BENAJAMIN, Obispo de Mondoñedo; TOMÁS, Obispo de Osma; FR.
LUGO: COSTA: Alfoz, Barreiros, Cervo, Foz, Xove, Lourenza, Mondoñedo, Ourol, Pontenova (A), Ribadeo, Riotorto, Trabada, Valadouro (O), Vicedo (O), Viveiro, Burela.
De esta forma, al finalizar el siglo había en España casi una treinta talleres de impresión repartidos en ciudades y otros municipios: Segovia, Valencia, Zaragoza, Barcelona, Sevilla, Salamanca, Valladolid, Zamora, Burgos, Toledo, Guadalajara, Pamplona, Granada, Palma de Mallorca, Murcia, Mondoñedo, Tarragona, Santiago de Compostela, Coria, Gerona, Tortosa, Huete, Híjar y Montalbán, y los monasterios de Montserrat y San Cugat.
196r) este documento justifica la donación por Alfonso II a la Diócesis de Mondoñedo de diversos lugares en las Rías Altas gallegas que nunca pertenecieron a la diócesis de Britonia, con el propósito de compensar los recibidos de antiguo por la Diocésis de Oviedo, como consecuencia de la 'saracenorum persecutionem'.