Miguel de Molinos

Molinos, Miguel de

 
(1628-96) Sacerdote y místico español. Consideraba que el estado de la perfección solo podía alcanzarse a través de la total abolición de la voluntad y que el alma en disposición de amar a Dios debía estar completamente «quieta». (V. quietismo.)
Ejemplos ?
Discothèque (2001) es un relato polifónico que mezcla la experiencia en la cárcel del autor con alusiones literarias y humor, donde caben tanto el imaginario del cine y la literatura norteamericana como el iluminado Miguel de Molinos y el futbolista del Real Zaragoza Nayim.
Período de decadencia o compilación doctrinal, prolongado hasta mediados del siglo XVII, representado por autores como Miguel de Molinos y también por otros autores que no son creadores originales, sino retóricos del misticismo que se ocupan de ordenar y sistematizar la doctrina del período anterior.
A fines del siglo XVI se desarrolla notablemente la Mística (Juan de la Cruz, San Juan Bautista de la Concepción, San Juan de Ávila, Santa Teresa de Jesús) y la Ascética (fray Luis de León, fray Luis de Granada), para entrar en el siglo XVII en decadencia tras una última corriente innovadora, el Quietismo de Miguel de Molinos.
En el disco se pueden rastrear influencias de antiguas filosofías orientales -budismo, zen, taoísmo- junto a otro tipo de pensamiento occidental contemplativo y reflexivo -Heráclito, el Neoplatonismo, la poesía mística de Juan de la Cruz, el Quietismo de Miguel de Molinos, la filosofía hippy...
El enfrentamiento entre los racionalistas dominicos (Melchor Cano, De iustitia et de iure, Bartolomé de Medina, definidor del probabilismo moral o Diego de Zúñiga) y los franciscanos (el penalista Alfonso de Castro De potestatae legis poenalis), comprensivos con posturas cercanas al iluminismo (alcanzar la perfección únicamente mediante la oración, sin someterse a prácticas piadosas o rituales) y el recogimiento; se conoce como la polémica de los espirituales (no confundir con el movimiento de los espirituales, de los siglos XII y XIII, que pretendía una iglesia pobre) o controversia sobre el quietismo, y acabó con el triunfo de los dominicos tras el proceso a Miguel de Molinos.
Tratado del Recogimiento interior, etc.; capuchinos, como Úrsula Micaela Morata y María Ángela Astorch; la ascética heterodoxa del quietismo (Miguel de Molinos, Guía Espiritual, 1675).
Mientras que Settembrini es partidario de la acción, Naphta defiende la vida contemplativa, citando a Bernardo de Claraval y Miguel de Molinos para rebatir la aseveración de Settembrini de que el quietismo es propio de la mentalidad oriental.
García Ponce constituye el eje de este volumen, y en él confluyen desde los antiguos textos eróticos y místicos de Egipto hasta Pierre Klossowski, Georges Bataille, Musil, Salvador Elizondo, Inés Arredondo, pasando por los textos y autores místicos de la antigua India, del mundo árabe y judío, Grecia y Roma, así como de la Edad Media europea, el místico Miguel de Molinos, Meister Eckhardt y poetas como San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, José Juan Tablada y Efrén Rebolledo.
Respondiendo a las insistentes demandas del virrey Juan de Vega, San Ignacio mandó en 1548 un grupo de jesuitas para abrir un colegio, el primero que se abrió por su mandato (Primum ac Prototypum Collegium); aunque en realidad tanto el de Gandía (Francisco de Borja) como el de Goa (Francisco Javier), son anteriores.: Universidad de Sassari, en el reino de Cerdeña, también dentro de la Monarquía Hispánica, fundado como colegio en 1617 y que adquirió privilegio de universidad.: Universidad de Parma: Universidad de Génova Colegios jesuitas en España: Colegio de San Pablo (Valencia); donde estudió Miguel de Molinos.
Consultado el 31 de diciembre de 2011 Palafóx fue nombrado arzobispo de Sevilla el 13 de noviembre de 1684 y tomó posesión del cargo el 15 de febrero de 1685, poco después la Inquisición condenó la doctrina de Miguel de Molinos, por lo que Jaime de Palafox se encontró en una situación muy delicada.
Finalmente tras la condena definitiva por la inquisición a Miguel de Molinos, que pasó el resto de su vida en prisión, el mismo arzobispo tuvo que retractarse en otoño de 1687 en una carta pastoral en la que llamó a su antiguo y admirado amigo Hijo de maldad y de perdición, infernal monstruo y pérfido miserable.
Clérigos seculares y laicos (Antonio de Molina, Juan de Palafox, etc.). Heterodoxos (Miguel de Molinos, Guía espiritual, 1675). Esta clasificación, en la que cada orden religiosa posee su propia tradición teológica y doctrinal, se puede simplificar aun más en tres corrientes: Afectiva (predomina lo sentimental sobre lo intelectual), que tiene siempre presente el Cristocentrismo o la imitación de Cristo hombre como vía por donde el cristiano puede llegar a la divinidad (franciscanos y agustinos).