Midas

Midas (Mídas)

 
mit. Rey de Frigia, hijo de Cibeles, a quien Dionisio concedió el don de convertir en oro todo cuanto tocara.
Traducciones

Midas

SMMidas
ser un rey Midasto have the Midas touch
Ejemplos ?
A mi —respondió el alquimista— poco se me entiende de poesía; y así, no sabré poner en su punto la desgracia de que vuesa merced se queja, puesto que, aunque fuera mayor, no se igualaba a la mía, que es que, por faltarme instrumento, o un príncipe que me apoye y me dé a la mano los requisitos que la ciencia de la alquimia pide, no estoy ahora manando en oro y con más riquezas que los Midas, que los Crasos y Cresos .
2 Y echa fuera el patio que está fuera del templo, y no lo midas, porque es dado á los Gentiles; y hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses.
Don Diego envejecía de dolor, de hastío, de soledad; a solas con su grandeza, se sentía como un rey Midas del linaje y de la etiqueta: todo lo que tocaba se le convertía en frío respeto.
Sócrates ¡Y bien!, examina un poco el discurso de tu amigo, y dime si reúne todas estas condiciones. Confesarás que se parece mucho a la inscripción que dicen se puso sobre la tumba de Midas, rey de Frigia.
cuando aproxima Licimnia su lindo rostro para recibir tus ardientes besos, o con fingida esquivez te los niega, porque a concedértelos prefiere que se los robes, y a veces ella se anticipa a robártelos, ¿venderías entonces uno solo de sus cabellos por las riquezas fabulosas del rey Midas, los tesoros del gran Aquémenes o los aromas y perlas de los árabes?
No por nada, ni en vano, en mi culto de toda la vida a la literatura me he hecho Miser of sound and syllable, no less Than Midas of his coinage.
Sócrates Hele aquí: Soy una virgen de bronce, colocada sobre la tumba de Midas; Mientras las aguas corran y los árboles reverdezcan, De pié sobre esta tumba, regada de lágrimas, Anunciaré a los pasajeros, que Midas reposa en este sitio. 20 Ya ves, que se puede leer indiferentemente esta inscripción, comenzando por el primer verso que por el último.
Tambaleante de años y de vino 90 unos aldeanos lo cautivaron, frigios, y atado con guirnaldas al rey lo condujeron, Midas, a quien el tracio Orfeo en sus orgias había iniciado, junto con el cecropio Eumolpo.
Llevado de su espíritu emprendedor, planteó en 1853 el establecimiento industrial de elaboración de las miDas de carbón de piedra de Ltbu, el primero de su jénero en esa zona austral del pais y el cual ha disputado su importancia al del millonario don MaximianoErrázuriz.
24 Oh quien la florecilla eres de los Juvencios, no de éstos sólo, sino cuantos o fueron o a partir de ahora serán en otros años: preferiría que las riquezas de Midas hubieras dado a éste que ni siervo tiene ni arca, a que así te dejaras que él te ame.
FILOCLEÓN: Ea, compañeros, rabiosas avispas, precipi­taos unos con furia sobre sus nalgas; picadle otros los ojos y las manos. BDELICLEÓN: (Llamando a sus esclavos.) ¡Midas, Frigio, Masintias, acudid!
Ingrato, ¡plegué al cielo que con celos te veas, rabiando como rabio, y que cual yo padezcas! ¡Y esa enemiga mía tantos te dé que seas un Midas de cuidados, como el de las riquezas!