Membrilla

Membrilla

 
Mun. de la prov. española de Ciudad Real; 6 600 h.
Ejemplos ?
Etnógrafos como Jesús María Lizcano Tejado y José González Ortiz, dan una relación exhaustiva de los alfares extinguidos en la provincia de Ciudad Real; de ellos, los más activos fueron: Alcázar de San Juan, Castellar de Santiago, Ciudad Real, Malagón, Membrilla, Mestanza, Piedrabuena, Puertollano, Santa Cruz de Mudela y Viso del Marqués.
Juan Velázquez, figura importante en el reinado de dichos monarcas, fue primer señor de Villavaquerín y La Sinova, comendador de Membrilla en la Orden de Santiago; paje, caballero continuo y del Consejo de Isabel la Católica, y junto a su mujer, los criadores de San Ignacio de Loyola en Arévalo, villa que defendió con gran ahínco a la muerte de Fernando el Católico, pues tanto de aquella como de las de Trujillo, Olmedo y Madrigal de las Altas Torres era alcaide y gobernador.
Asimismo, en el entorno del molino del Rezuelo, existe un aula de la naturaleza para visita de todas las personas que se acerquen a Membrilla.
En la aldea del Santo Cristo del Valle, actual población de San Carlos del Valle, situada en el ejido de Santa Elena, lugar perteneciente a Membrilla y cuyos ricos pastos eran objeto de protección por parte del concejo, se decide erigir a la milagrosa imagen una iglesia y plaza porticada, en pleno momento de exaltación fervorosa.
La invasión napoleónica trajo consigo nuevos estragos en la Real Villa de Membrilla (Real, desde 1743), que fue incluso utilizada durante todo el mes de mayo de 1809 como cuartel general de las tropas francesas en La Mancha, al mando del general Sebastián.
Entre sus piezas breves teatrales, muchas de ellas mal atribuidas a otros autores —como Las casas de placer (atribuido a Calderón) o La boda de Juan Rana, que no es de Jerónimo de Cáncer y fue compuesto para el gran actor Cosme Pérez—, destacan Lo que es Madrid (donde se pasa revista a sus calles, como una especie de "La Gran Vía", especialmente de las menos recomendables), Los gansos (de burlas amorosas), El niño de la Rollona (donde el niño era encarnado por un niño corpulento y barbado, cargado de amuletos, babero y andador), El plenipapelier (representado en 1667 en la corte de Viena acompañado por la calderoniana Amado y aborrecido), El hidalgo de la Membrilla...
Los conventos mencionados son: Monasterio de Santa Eufemia de Cozuelos en Olmos de Ojeda (Palencia), fundado en 1186; Convento de Sancti Spiritus de Salamanca, concedido a la Orden en 1233; San Vicente de Junqueras (Barcelona), fundado en 1212; San Pedro de la Piedra (1260), en Lérida; Santos-o-Velho (1194), en Lisboa y la Destiana (León). Posteriores a estas fechas son los conventos de Membrilla (Ciudad Real) y las Comendadoras de Madrid (1650).
La pérdida de todo el valor estratégico de la Plaza hizo que El Tocón sólo fuera jalonado por las descripciones de los sucesivos personajes históricos que visitaron Membrilla, dejando constancia de su ruina una y otra vez, pero sin hacer nada para enmendarla.
Los inicios del siglo XVIII trajeron malos vientos para Membrilla, las tropas imperiales saquearon la localidad, 1706-1707, quemando sus archivos y violentando personas y haciendas, pero también el inicio de nuevos buenos augurios, que el tiempo vería truncados.
Membrilla tenía una población de 6272 habitantes (INE 2013) y un término municipal de 143,9 kilómetros cuadrados. Este municipio está hermanado con la localidad francesa de Mirebeau y es conocida como la «capital del melón».
En la Edad Media sería Membriella, desde donde pasaría a transformarse en La Membrilla hasta recortarse como la actual Membrilla.
Estas divisiones territoriales tuvieron suma importancia estratégica y fueron muy a menudo campo de pleito y batalla legal entre los distintos miembros del poder de cada comarca. Membrilla y el Tocón, por ejemplo, fueron reclamados a la Orden de Santiago por el Concejo de Alcaraz en 1243, no consiguiendo su propósito y quedando, para la curiosidad de la historia, reflejados en los documentos El Tocón despoblado y Membrilla, poblada y con iglesia abierta, supuestamente construida en 1223 y trasladada a la ubicación actual en 1509, según recogemos de las notas de efemérides de la localidad de Pedro Almarcha Jiménez.