Melozzo da Forlì

Búsquedas relacionadas con Melozzo da Forlì: Donatello

Melozzo da Forlì

 
(1438-94) Pintor italiano. Autor de magníficos frescos y decoraciones arquitectónicas.
Ejemplos ?
Es conocida sobre todo por ser la patria de Melozzo da Forlì y por el magnífico campanario románico de la iglesia de San Mercuriale.
Pacioli estuvo en contacto con numerosos artistas de su prolífico tiempo, entre otros el ya citado Leonardo, sumándose Leon Battista Alberti, Piero della Francesca, Melozzo da Forlì y Marco Palmezzano, también cabe citar al Bramante, Francesco di Giorgio Martini y, quizás, a Alberto Durero.
Otros estudiosos creen que la obra pertenece al ámbito florentino, como Giuliano da Sangallo o su escuela. Se ha hablado incluso de Botticelli, Alberti o Melozzo da Forlì.
Para ello probablemente se haya inspirado en el fresco la Ascensión de Maria obra de Melozzo da Forlì, en ese entonces en la basílica de los Santi Apostoli.
La Virgen es presentada de una manera tradicional, en una vista de frente; en cambio los ángeles son presentados de manera más original danzando en torno a ella, pintada da sotto in su de manera similar a los de Melozzo da Forlì.
Finalmente, conoció la novedad, también en la perspectiva de la escuela de Forlì, gracias al taller veneciano de Marco Palmezzano, el mejor discípulo de Melozzo da Forlì.
El retablo representa a la Virgen sentada sobre las nubes y rodeada de ángeles y querubines, con el santo a sus pies; en la predela, de izquierda a derecha, se reproducen seis episodios de la vida de María: el Nacimiento de la Virgen, la Anunciación, el Desposorio, la Natividad del Señor, la Disputa en el Templo y la Muerte de la Virgen. La sala está reservada a las obras de Melozzo da Forlì y de su ayudante Marco Palmezzano.
Es posible percibir en la obra la influencia estética de Bernardino di Betto y Melozzo da Forlì, aunque la orquestación espacial de la obra, tendente al movimiento, permite suponer el conocimiento por el artista del arte florentino de su tiempo.
Esa estancia italiana le habría permitido conocer a los principales artistas del Quattrocento, como Melozzo da Forlì, y aprender las técnicas y maneras renacentistas, como el dominio del espacio, la anatomía o la variedad y naturalidad en los gestos, además de los elementos arquitectónicos y decorativos propios del Renacimiento, aunque de regreso a Castilla, hacia 1483, estas características no se muestren tan evidentes en su pintura.
Pinturicchio y Melozzo da Forlì parecen haber proporcionado la inspiración para los trabajados adornos que cubren la tapa del sarcófago y las armaduras de los soldados.
No se tienen noticias de su formación artística, aunque en sus primeras obras (frescos del Duomo de Parma con la Virgen con el Niño, San José y donante, datado en 1496) es evidente su relación con el estilo de la escuela de Melozzo da Forlì y de Mantegna y los artistas vénetos en general, aunque los principales artistas parmesanos contemporáneos suyos (Filippo Mazzola, padre del Parmigianino, y Cristoforo Caselli) se formaron en el ambiente belliniano.
Aunque el grueso de su colección (48 cuadros) lo legó al Museu d'Art Antic de Barcelona (actualmente Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC)), es también muy destacable la donación de Cambó, que entregó en 1941 otras ocho obras al Prado: tres de las cuatro tablas de La historia de Nastagio degli Onesti, de Botticelli, dos obras que se atribuían a Taddeo Gaddi y que ahora se asignan al Maestro de la Madonna de la Misericordia, seguidor suyo; y una de Giovanni dal Ponte (Las siete artes liberales), con la intención de suplir las carencias de primitivos italianos de la pinacoteca nacional, aparte de un bodegón de Zurbarán (Bodegón con cacharros) –la otra era un Ángel músico de Melozzo da Forlì que resultó ser una falsificación–.