Marozia

Marozia

 
(¿892-937?) Princesa toscana, hija de Teodora y Teolifacto. Influyó en la política de Roma hasta deponer al papa Juan X.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
El término es acuñado en el siglo XVI por el cardenal Caesar Baronius, y se conoce una etapa de la historia de la Iglesia católica caracterizada por la influencia que sobre el papado ejercieron dos mujeres: Teodora, esposa del senador romano Teofilacto I, y la hija de ambos, Marozia.
Según otros autores, esta etapa se prolonga hasta el año 964, incluyendo los papados de León VII, Esteban VIII, Marino II, Agapito II y Juan XII, los cuales estuvieron marcados por una nueva influencia: la ejercida por el hijo de Marozia, Alberico II.
Junto con su esposo Teofilacto I, controlaron la ciudad de Roma y el papado a principios del siglo X en el llamado Reinado de las Prostitutas. Teodora era abuela de Juan XI, hijo de Marozia (y según Liutprando de Cremona y el Liber Pontificalis) y también de Sergio III.
eodora (hacia el 870 - † 916) fue una senadora (en latín: senatrix) y serenissima vestaratrix de Roma, madre de Marozia, la que fue la presunta concubina del Papa Sergio III.
Sergio III tuvo como amantes a la esposa de Teofilacto y a la hija de este (Marozia), con la que tuvo un hijo, el futuro papa Juan XI, que se convirtieron en los verdaderos gobernantes de Roma durante varios decenios.
Según algunos autores, finaliza en el año 935, cuando el papa Juan XI, hijo de Marozia, y esta misma fueron encarcelados por Alberico II, hijo también de Marozia (fruto de su primer matrimonio).
Esta familia tuvo sus orígenes en Teofilacto I, Conde de Tusculum (muerto en 924), y en su hija Marozia (892 - 932), que se casó con Alberico I de Spoleto (muerto en 917), duque y marqués de Spoleto y Camerino, vencedor en 915 en la batalla del río Garigliano contra el ejército sarraceno.
Ante la incapacidad de Rodolfo de Borgoña para contener a los húngaros, la cambiante nobleza encabezada por Ermengarda de Toscana apeló Hugo de Arlés, medio hermano de la propia Ermengarda, y además contaba incluso con el beneplácito del papa Juan X (914–928), animado por encontrar apoyo contra Marozia, dueña de Roma.
En 932 tuvieron lugar los esponsales en Roma, pero una revuelta popular liderada por el hijo de Marozia, Alberico II de Espoleto, puso a su madre en prisión y a Hugo en fuga.
El objetivo de Hugo de Arlés era la coronación imperial, pero el papa Juan X, que había apoyado la venida de Hugo, fue depuesto y aprisionado por Marozia en 928.
La oportunidad le llegó cuando Marozia quedó viuda del marqués Guido de Toscana desde 929; Marozia impuso a su hijo como papa Juan XI (931-935) y buscó en la persona del rey Hugo un nuevo consorte poderoso para fortalecer su poder en Roma, de modo que el papa Juan XI no se opondría a la coronación imperial de su padrastro.
También conocido como "El Papa Fornicario", hijo ilegítimo de Alberico II y, por tanto nieto de Marozia (amante de Sergio III) y bisnieto de Teodora (esposa del senador romano Teofilacto I) que fueron muy influyentes durante el periodo conocido como la pornocracia.