Marcelino Menéndez Pelayo

Menéndez Pelayo, Marcelino

 
(1856-1912) Polígrafo español. Catedrático de la Universidad de Madrid y director de la Biblioteca Nacional. De una capacidad de trabajo prodigiosa, llevó a cabo una enorme tarea de reconstrucción cultural hispánica. Se autodefinió como «historiador español, católico y filoclásico». En su vasta producción destacan: Historia de los heterodoxos españoles (1880-82), Historia de las ideas estéticas en España (1882), Orígenes de la novela (1905-10) e Historia de la poesía hispanoamericana (1893-95).
Ejemplos ?
Mediado el siglo XIX tuvo lugar la creación de la Estética española por el filólogo y crítico Manuel Milá y Fontanals, acción proseguida por su discípulo Marcelino Menéndez Pelayo mediante la invención de la Historia de las ideas gracias a su Historia de las Ideas estéticas.
Por su parte, el antecitado y eminente filólogo Marcelino Menéndez Pelayo, asimilador de historiografía y crítica, concebía ésta en tanto que integral; sus gustos clasicistas y su interpretación de juventud prioritariamente tradicionalista influyeron problemática y decisivamente en el aprecio de la multiforme realidad literaria española, al tiempo que representa la más completa y rigurosa base, entre otras cosas, de la Poesía hispanoamericana y en general de la historiografía y la crítica de la literatura española, sin el cual pudiérase decir que éstas no hubiesen alcanzado en modo alguno el estadio de conocimiento con que se nos ha legado.
Cisneros, fundador de la Universidad de Alcalá, en «Ciencia Tomista», 16, 1917. Marcelino Menéndez Pelayo, La filosofía española, selección e introducción de Constantino Láscaris Conmeno, Madrid 1955.
La glosó en octavas Juan Infante y Urquidi en 1730 y tradujo diversos fragmentos Francisco Cascales en sus Tablas poéticas (Murcia, 1617), pero fue un texto traducido continuamente, bien como tarea escolar, bien con propósito estético o teórico por escritores de más nota, quedando muchas inéditas, como por ejemplo la de Tamayo de Vargas, de manera que existen versiones incontables en castellano de muchos otros que intenta reseñar Marcelino Menéndez Pelayo en su libro Horacio en España (1877), y aun así se dejó no pocas.
Después estudió en la Universidad de Madrid, donde fue discípulo de Marcelino Menéndez Pelayo y, en 1899, obtuvo la cátedra de Filología Románica de la Universidad de Madrid, que habría de conservar hasta su jubilación, en 1939.
Bogotá ha sido llamada "La Atenas Sudamericana", apodo que se fortaleció a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, por iniciativa del escritor español Marcelino Menéndez Pelayo, debido a la gran admiración que tenía por los filósofos colombianos, entre ellos Rufino José Cuervo y Miguel Antonio Caro.
osé María Blanco White (Sevilla, 11 de julio de 1775-Liverpool, 20 de mayo de 1841), de nombre real José María Blanco Crespo, fue un escritor, pensador, teólogo, periodista y sacerdote católico español y uno de los tres grandes heterodoxos conversos al protestantismo españoles del siglo XIX según Marcelino Menéndez Pelayo junto a Luis de Usoz y Río y Juan Calderón, hermano mayor del militar Fernando Blanco-White (1786-1849).
Si su editor del siglo XVII llama a Domínguez Camargo nada menos que "refulgente Apolo de las más floridas musas de todo este Nuevo Orbe", Marcelino Menéndez Pelayo, que no fue muy piadoso con el culteranismo, dice de su poema sobre San Ignacio que es "uno de los más tenebrosos abortos del gongorismo, sin ningún rasgo de ingenio que haga tolerables sus aberraciones".
En 1905 Marcelino Menéndez Pelayo quiso ampliar la colección con un el título de Nueva Biblioteca de Autores Españoles (dirigida por Menéndez Pelayo hasta el vol.
Fue un activo publicista y un crítico con frecuencia amigo de la polémica; entre los personajes con que sostuvo contiendas intelectuales estuvieron Leopoldo Alas, "Clarín", Marcelino Menéndez Pelayo y Emilia Pardo Bazán.
Se considera que Manuel de la Revilla fue el crítico literario más importante de su época junto a Leopoldo Alas, Emilia Pardo Bazán y Marcelino Menéndez Pelayo; en sus Obras aparecen semblanzas críticas de López de Ayala, de Hartzenbusch, de Mesonero Romanos, de Echegaray, de Pérez Galdós, de Campoamor y de otros.
Durante sus últimos años, aquejado de ceguera, mantuvo una famosa tertulia nocturna en su casa de Madrid a la que acudían entre otros Marcelino Menéndez Pelayo y Ramón Pérez de Ayala.