Malatesta

Malatesta

 
Ilustre familia italiana de condotieros de la Romaña, que ganó el señorío de Rímini, después de tenaces luchas, a fines del s. XIII, en tiempo de Malatesta da Verucchio. Hijos suyos fueron Giovanni (m. 1304), Pandolfo I (m. 1326), Malatestino (m. 1317) y Paolo (m. 1283).
Ejemplos ?
El Castillo Sismondo se empezó a construir en 1437 terminándose en 1446 por orden de Sigismondo Pandolfo Malatesta, quien dio nombre al castillo.
La rebelión de Kronstadt, La Malatesta editorial, 2011. Memorias de un anarquista en prisión, 2007. El ABC del comunismo libertario.
Poco tiempo después de la rebelión de Kronstadt, Alexander Berkman abandonó definitivamente Rusia. El mito bolchevique, La Malatesta editorial, 2013.
Todos lograron escapar menos Íñigo Balboa, quien es capturado por Gualterio Malatesta y llevado ante el Tribunal de la Inquisición.
A veces los propios soberanos de un determinado territorio se convertían en condotieros durante un tiempo para aumentar sus ingresos: fueron los casos de Sigismondo Malatesta, señor de Rímini, o de Federico da Montefeltro, duque de Urbino.
En el año 728 fue tomada, junto con muchas otras ciudades, por el rey lombardo Liutprando; pero volvió a manos bizantinas hacia el año 735. En el siglo XIV se afirmó la señoría de los Malatesta, cuyo representante principal fue Segismundo (siglo XV).
Diego Alatriste El capián Alatriste Íñigo Balboa y Aguirre Francisco de Quevedo Álvaro de la Marca, Conde de Guadalmedina Conde de Olivares Fray Emilio Bocanegra Luis de Alquézar Angélica de Alquézar Gualterio Malatesta Caridad la Lebrijana Luego de la aventura de los dos ingleses narrada en El capitán Alatriste, Francisco de Quevedo se acerca a Diego Alatriste para pedirle su ayuda.
Durante el Renacimiento, familias rivales lucharon por el control de este territorio, tales como los Malatesta de Rímini, Pésaro, Fano y la casa de Montefeltro de Urbino.
Templo Malatestiano - Este espléndido monumento es el resultado de un compendio de estilos, pertenecientes a épocas diversas; su fundación se remonta a la segunda mitad del siglo XIII, pero el edificio, obra de los franciscanos, fue reconstruido completamente hacia mediados del XV por voluntad de Segismundo Malatesta, que encargó las obras de la parte interior al arquitecto gótico Matteo de´Pasti y el proyecto de las estructuras exteriores a Leon Battista Alberti, uno de los mayores arquitectos del Renacimiento.
Rímini cayó en manos de la familia Malatesta en 1239, que desde 1285 también gobernaron en Pésaro y que temporalmente ocuparon Ancona.
Luisa Michel eligió este camino. O rechazan el juicio y son perseguídos, como Malatesta y Voltairine de Cleyre. Aún los reyes y los papas han rechazado tan bárbaro método de autodefensa como lo es el de tomar rehe- nes.
Francesca tenía dieciséis años (la historia es conocida) cuando la desposaron con Giovanni Malatesta, como certificación de la paz concluida entre los Polentas de Ravena y los Malatesta de Rimini.