Lupe

Búsquedas relacionadas con Lupe: lupus
Traducciones

Lupe

SF (forma familiar) de Guadalupe
Ejemplos ?
Don Lupe― le fue bien, de hecho tuvo que esperar unos pocos días, ya fuera de su cuerpo, tres días, para irse con su esposa, sí, viajan juntos, es frecuente en personas mayores esperar al cónyuge―.
―Entonces ¿qué ayuda a nuestra ivi?, ¿alguien que nos agradezca algo nos pasa buenas vibras o algo así que nos ayuden para el viaje?― esto es muy importante, respondió Don Lupe...
Luis dice con aire alegre y ceremonioso a don Lupe: Don Lupe, sáquese la botella de cognac, Don Lupe lo voltea a ver cariñosamente asintiendo con la cabeza mientras se dirige hacia el pequeño cuarto contiguo, se oye música de Louis Armstrong.
―Cuando llegan a otro centro de dependencia, ¿se conocen?―, pregunta Manuel y don Lupe le contesta: ―se pueden dar cuenta de que hay algo especial, sienten algo, pero no tienen conciencia de la relación que tuvieron―.
Manuel se le quedó viendo, se acordó de aquellos tiempos en que siquiera peleaban, por lo menos había diálogo, recordó lo que don Lupe había dicho...
Llegan, se nota la ausencia de Gago, nunca quiso abrir su sobre, Don Lupe abre el sobre con su nombre y ve un papel color crema, marcaba el mes en que estaban.
En toda la semana no piensa en otra cosa que en ir a la “casa de los sueños” por fin, el jueves toma un baño de agua salada antes de dormir, sólo llegar a la cama, empieza el viaje, toma la ruta y llega fácilmente, Chema le pregunta ¿quieres entrar?, afirma con la cabeza, Chema se hace a un lado para dejarlo pasar, lo acompaña hasta el comedor/sala, ahí lo reciben aparte de Chema, Don Lupe, Luis y Gago.
Un día cuenta la Lupe, que era la mayora, lo emborracharon y su sexo, todavía re’tierno, pero buenote, según dice esa vieja, conoció en la borrachera Y dicen que las pinches viejas rucas se lo cogían re’ te harto y como el mocoso estaba en sus meras ganas y bien dotado, con tanta cachondería como que le llegó a asquiar, o por lo menos es que no sentía nada y ya no más lo hacía por la cabrona hambre.
Manuel no puede dormir esa noche, tiene la imagen fija en su mente de el sobre delante suyo con su nombre, resuenan las palabras de don Lupe...
Esto no se podría explicar de no ser por un cambio de dimensión, cambia la dimensión, pero el observador sigue siendo el mismo, eso pasa muy seguido. Llegan todos al vestíbulo, entran al comedor/sala, don Lupe, serio, escucha.
― Don Lupe siguió, ―no es frecuente que se queden sin su viaje, si después de abandonar su cuerpo las ivis, por alguna cuestión en especial se quedan, o simplemente no saben como llegar al tubo, o no les interesa regresar hasta que no se arregle algo o simplemente están esperando a alguien, la ivi se puede quedar en este centro de dependencia, aún sin estar ligada al cuerpo que la contenía.
La cámara enfoca a cada uno de los asistentes en amena y serena plática, don Lupe, setenta años, de buena salud, alto, escaso de pelo, tez blanca, vistiendo un traje color gris oscuro con rayas blancas apenas perceptibles a la vista, chaleco de cashmeere gris, mangas de camisa de un color blanquísimo, gemelos de oro con una insignia familiar.