Luis de Camoens

Camoens, Luis de (Luis de Camões)

 
(1524-80) Escritor portugués. Escribió las comedias Anfitrión y Filodemo. Su obra lírica incluye sonetos, redondillas y odas, elegías, églogas, sextinas, octavas y canciones. Su poema épico Los lusíadas (1572) dio fama inmortal a su autor.
Ejemplos ?
En Francia, por ejemplo, se escucharon canciones con textos de François de Billon o Pierre de Ronsard, de Jacques Prévert o Paul Éluard o Georges Brassens; en Italia, el público conoció los versos de Salvatore Quasimodo o Giuseppe Ungaretti, o los textos de Fabrizio De André o Francesco de Gregori a través de canciones contemporáneas; en España se musicalizaron versos de Antonio Machado, Miguel Hernández, León Felipe y Federico García Lorca; en Portugal se conocieron, a través de José Afonso, canciones con textos de Luis de Camoens o Fernando Pessoa.
Traducción castellana de una descripción de Escorial en latínn. Lusiadas de Luis de Camoens, príncipe de los poetas de España. Comentadas.
Su narrativa extensa se encuentra al principio muy influida por Goethe y la corriente del Sturm und Drang, de forma que resulta ser de carácter gótico o fantástico; en ella sobresalen su novela epistolar La historia del señor William Lowell (3 volúmenes, 1795-1796), Vida de poeta (1826) y El joven ebanista (1836); posteriormente, más distanciado del Romanticismo, fue uno de los primeros en cultivar la novela histórica con obras como Der Tod des Dichters (La muerte del poeta), 1833, sobre Luis de Camoens, o Vittoria Accoramboni (1840), ambientada en la Italia del Renacimiento.
Lisboa, Antonio Craesbeeck de Mello, 1681: Historia desde las conquistas del rey Juan I en el año 1562. Rimas varias de Luis de Camoens, etc.
Elaboró, además, un Atlas matemático, físico y político, una Memoria sobre el sistema métrico decimal y ventajas de su implantación Dejó múltiples obras inconclusas o perdidas en parte e inéditas, entre ellas: Diccionario Siboney, Educación Elemental, Nuevo Arte de la Taquigrafía; Traducciones de Voltaire: La Henriade, Adelaide du Gueselin, La mort de Cesar, y el estudio que sobre este autor realizó. Quedó inconclusa también su novela "El Cacique de Güines: Habanaguex” y un Elogio sobre Luis de Camoens.
Y ¡por el gallo de la Pasión! que el bueno de Luis de Camoens no habría sido lisonjero, sino justo apreciador de la hermosura. No embargante que los casquilucios parroquianos de su tío la echaban flores y piropos, y la juraban y perjuraban que se morían por sus pedazos, la niña, que era bien doctrinada, no los animó con sus palabras a proseguir el galanteo.
Mitre - Martín Fierro - Ruta 7 -Estación La Reja - A. Storni - Pastorini - Padre M. Calderón - Cabrera - Wilde -Country - Luis de Camoens - Pte. Gaona - Wilde.
En Italia el petrarquismo tuvo buenos continuadores como Pietro Bembo, Jacopo Sannazaro y Michelangelo Buonarroti, y ya de forma paródica Francesco Berni; en Portugal fueron poetas petrarquistas Luis de Camoens y Sa de Miranda; en España introdujeron el petrarquismo Garcilaso de la Vega y Juan Boscán, y lo siguieron Gutierre de Cetina, Hernando de Acuña y otros muchos en la primera mitad del siglo XVI y Fernando de Herrera y algunos otros en la segunda mitad, de forma más manierista; Lope de Vega y Francisco de Quevedo en el siglo XVII, a veces con rasgos paródicos que son patentes por ejemplo en Baltasar del Alcázar.
Se le recuerda más, sin embargo, por meritorias traducciones en prosa de clásicos de la literatura universal en una colección dirigida por Francisco José Orellana: Los Lusiadas de Luis de Camoens (Barcelona, 1874), Orlando furioso, de Ludovico Ariosto (1872), y la Divina Comedia de Dante Alighieri (Barcelona, 1868).
En la época en la que Llamosas desarrolla sus trabajos, el gongorismo se asienta en América sobre todo desde que Juan de Espinoza Medrano, el Lunarejo (1632-1688) escribe su Apologético en favor de don Luis de Góngora a quien había tratado desdeñosamente el portugués Manuel Faría y Souza(1590-1649) en su elogio al poeta lusitano Luis de Camoens.
En ambos aspectos destacó, pero se le recuerda sobre todo por sus magníficas comedias de tema histórico: Atila, azote de Dios, Tamerlán de Persia y El príncipe esclavo y hazañas de Escandenberg escenifican temas de historia extranjera, si bien su obra maestra en esta temática es Reinar después de morir, donde adapta con gran finura y altura poética los trágicos amores de Inés de Castro que tanto sugestionaron a los autores dramáticos europeos y peninsulares, entre los que habría que citar a Jerónimo Bermúdez con sus Nises, a Tirso de Molina con su Siempre ayuda la verdad o a Luis de Camoens en el canto III de su Os lusiadas.
Coplas y sus glosas / Jorge Manrique 13. Poesías escogidas / Francisco de Quevedo 14. Poesías castellanas / Luis de Camoens 15. Poesías escogidas / José Zorrilla 16-17.