Luis Walter Álvarez

Álvarez, Luis Walter

 
(1911-88) Físico estadounidense. Fue premio Nobel de Física en 1968 por su contribución al conocimiento de las partículas elementales.
Ejemplos ?
Aunque los mensajes fueron encontrados por autoridades militares, el profesor Sagane no fue avisado sino hasta un mes después. En 1949 uno de los autores de la carta, Luis Walter Álvarez, se entrevistó con Sagane y firmó el documento.
Álvarez, emigrante, doctor, pionero en el diagnóstico y tratamiento de la lepra. Algunos de sus descendientes, como Luis Walter Álvarez, son científicos de talla mundial.
Al mismo tiempo, el científico Luis Walter Álvarez presentó su hipótesis de que un gran cuerpo extraterrestre había impactado contra la Tierra, y en 1981, desconocedor del descubrimiento de Penfield, el estudiante de la Universidad de Arizona Alan R.
El proyecto agrupó a una gran cantidad de eminencias científicas como Robert Oppenheimer, Niels Böhr, Enrico Fermi, Ernest Lawrence, Luis Walter Álvarez, etc.
Esta tecnología fue desarrollada originalmente por el Premio Nobel Luis Walter Álvarez durante la Segunda Guerra Mundial, para funcionar en radares de respuesta rápida destinados a aplicaciones de Ground-Controlled Approach (GCA), es decir, de ayuda al aterrizaje de aeronaves.
Existen multitud de hipótesis para explicar este singular fenómeno: La teoría de la colisión de un asteroide con la Tierra, la más ampliamente aceptada actualmente, fue propuesta por el físico estadounidense Luis Walter Álvarez y su hijo, el geólogo Walter Álvarez a finales de los años 1970.
Además, colaboró con el Premio Nobel Luis Walter Álvarez en los inicios de la investigación nuclear, y fue co-descubridor del neptunio el 8 de junio de 1940 con Edwin McMillan.
En 1980, un equipo liderado por Luis Walter Álvarez, propuso un origen extraterrestre para todo este iridio encontrado en la capa; lo atribuyó a un impacto de asteroide o de un cometa.
La formulación de la teoría se debe al equipo de Luis Walter Álvarez y colaboradores; pero, ya con anterioridad y posteriormente, numerosos científicos aportaron pruebas y pistas para poder demostrar tanto la existencia del impacto como la localización del mismo, además de descartar más de sesenta teorías que no fueron la causa de la extinción masiva, pese a poder coexistir y contribuir a ella.