Luis Rosales

Búsquedas relacionadas con Luis Rosales: Leopoldo Panero

Rosales, Luis

 
(1910-92) Poeta español. El clasicismo es uno de los rasgos característicos de este poeta, lo que se manifiesta ya en su primer libro Abril (1935), que influyó notablemente en la poesía actual. Otras obras: Retablo sacro del nacimiento de Nuestro Señor (1940), La casa encendida (1949), Rimas (1951), etc.
Ejemplos ?
Destaca también que Luis Rosales, en cuya casa pasó el poeta sus últimos días, entregó a Ramírez de Lucas, años después de la muerte de Lorca, una carpeta con todos los sonetos mecanografiados que había encontrado en la buhardilla de su familia porque «pensaban que esos documentos debían quedar en su poder».
Poesías escogidas (Númenor, Sevilla, 2001). De Luis Rosales: Antología poética (Rialp, Madrid, 2005). De José Miguel Ibáñez Langlois: Oficio (Antología poética) (Númenor, Sevilla, 2006).
Sobre el ambiente sonetista del entorno poético de Lorca, Gibson comenta la publicación en 1935 de Abril, de Luis Rosales, con «una bellísima secuencia de sonetos» titulada «Homenaje a Fernando de Herrera»; en 1936 se publicó El rayo que no cesa de Miguel Hernández, los Sonetos amorosos de Germán Bleiberg y Misteriosa presencia de Juan Gil-Albert.
La nómina de autores de esta estética incluye a un grupo de poetas de la llamada Generación del 36: Luis Rosales, Luis Felipe Vivanco, Leopoldo Panero, Dionisio Ridruejo, Salvador Pérez Valiente y José García Nieto Escriben una poesía en una métrica tradicional ajena a las Vanguardias, con predominio del soneto y del poema cerrado y perfectamente construido y resuelto, en el que no hay referencia a la angustiosa realidad de España tras la Guerra Civil.
De cómo a Luis Rosales, por defender a Federico García Lorca, lo persiguieron hasta la muerte, Mondadori, 1987 García Lorca y el flamenco, Mondadori, Barcelona, 1992 Paco de Lucía y Camarón de la Isla, Lunwerg, 1998; edición de lujo para coleccionistas, ilustrada por el pintor granadino David González, Zaafra en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes GRANDE, Félix: Memoria del flamenco, con prólogo de José Manuel Caballero Bonald.
Entre los libros más característicos de esta corriente podemos citar, José García Nieto, Víspera (1940) y Poesía (1940-1943), (1944); Dionisio Ridruejo, gran sonetista, Plural, Sonetos amorosos, Sonetos a la piedra; Luis Felipe Vivanco, obsesionado por el paso del tiempo, Cantos de Primavera y El descampado; Leopoldo Panero, Escrito a cada instante; Luis Rosales, Abril; este último evolucionó hacia la poesía desarraigada, al igual que Dionisio Ridruejo.
Participó en las tertulias de Pedro Laín Entralgo, Luis Rosales, Luis Felipe Vivanco, Manuel Machado y José María Cossío, así como en la del Café Gijón.
Ya en la segunda mitad del siglo XX, en la Carretera de la República se han construido miradores con los nombres de Luis Rosales y Vicente Aleixandre, poetas con casa de verano en Miraflores de la Sierra que glosaron la sierra en sus obras.
Félix Grande señalaba que los poetas que le marcaron fueron Antonio Machado, Luis Rosales —de quien fue discípulo y amigo y del que había prologado y seleccionado los poemas de la antología Porque la muerte no interrumpe nada —, y César Vallejo, entre otros.
El 23 de marzo de 1999, Didalco Bolívar también fue objeto de una solicitud de antejuicio de merito por la presunta comisión del delito de difamación agravada contra Ana López Gil De Rosales y su esposo Luis Rosales Medrano.
Otro título que sale a relucir en las fuentes sobre Lorca es Jardín de los sonetos, mencionado por Luis Rosales en una entrevista concedida al biógrafo del poeta Ian Gibson, publicada en la revista Triunfo en 1979.
Tras perder su escaño intentó ingresar en Falange Española pidiendo a José Rosales Camacho, jefe provincial de la Falange de Granada en 1936 y hermano del poeta Luis Rosales, que mediara ante José Antonio Primo de Rivera; pero como reclamaba cobrar en Falange las 1.000 pesetas mensuales que había tenido como diputado, este se negó.