Luis Barahona de Soto

Barahona de Soto, Luis

 
(1547-1595) Escritor épico español. Autor de Las lágrimas de Angélica (1586), poema narrativo a imitación del Orlando Furioso de Ariosto.
Ejemplos ?
En Granada asistió a las tertulias literarias que se mantenían en la casa de Alonso de Granada Venegas, llamada palacio de Cetti Mariem en homenaje a su mujer, y mantuvo relación con destacados literatos: Hernando de Acuña, Diego Hurtado de Mendoza, Juan Latino, Luis Barahona de Soto, Pedro de Padilla, Gaspar de Baeza y Jorge de Montemayor, de origen portugués como él y muy afín por sus inclinaciones musicales y sus relaciones con la nobleza.
Madrid: Señora viuda e hijos de Manuel Tello, 1902. Luis Barahona de Soto, Diálogos de la montería: manuscrito inédito de la Real Academia de la Historia.
Estuvo enamorado platónicamente de una tal doña María, a la que alude en sus versos, y murieron casi al mismo tiempo, si hemos de hacer caso de unos dísticos elegíacos que dedicó a ambas muertes Luis Barahona de Soto.
Granada, 2009. La lírica de Luis Barahona de Soto está dentro de la italianizante escuela garcilasiana, pero puede considerarse ya manierista.
Si bien incorpora algunos autores menores por intereses y compromisos, destacan especialmente Góngora, con 37 poemas; Luis Martín de la Plaza, con 27; Quevedo, con 21; el mismo Espinosa y Lupercio Leonardo de Argensola, con 19 cada uno; Juan Valdés y Meléndez, con 9; Luis Barahona de Soto y Lope de Vega con 8, Baltasar del Alcázar y Juan de Arguijo con 6, Agustín de Tejada con 5, y Cristobalina Fernández de Alarcón con 2.
Luis Barahona de Soto (Lucena, 1548 - Archidona, 5 de noviembre de 1595), poeta español de la segunda fase del Renacimiento. De familia noble venida a menos procedente de Burgos, el poeta lucentino fue discípulo del humanista Juan de Vilches en Antequera y después marchó a estudiar a Granada, donde frecuentó la tertulia de Alonso de Granada Venegas y conoció en persona a los poetas Hernando de Acuña, Diego Hurtado de Mendoza, Pedro de Padilla y Gregorio Silvestre, además de Gaspar de Baeza, Juan Latino y Gonzalo Mateo de Berrío.
Algunas fueron publicadas por Pedro Espinosa en sus Flores de poetas ilustres, por Sedano en su Parnaso español y por Adolfo de Castro en la Biblioteca de Autores Españoles, pero en su totalidad no aparecen hasta que las editó Francisco Rodríguez Marín como apéndice de su Luis Barahona de Soto.
No obstante, también se han beneficiado los residentes de la calle Pacífico, cuya parada más cercana se encontraba en el paralelo vial de avenida Sor Teresa Prat o calle Luis Barahona de Soto, a unos 500-600 metros.
Ganador del Premio de Teatro Luis Barahona de Soto 2004, en la modalidad de Textos Infantiles (2004) convocado por el Ayuntamiento de Lucena.
Gómez de la Huerta fue amigo también del poeta Luis Barahona de Soto y escribió el poema caballeresco Florando de Castilla...
Más tarde residió en Sevilla, donde se relacionó con el famoso poeta Fernando de Herrera, también comentador de Garcilaso, Luis Barahona de Soto, Francisco Pacheco y Francisco de Medina, de quienes se declaró discípulo.
Además, dirigió la colección La fuente escondida, que pretendía dar a conocer, mediante antologías, la obra de poetas poco conocidos de los Siglos de Oro españoles, como José de Valdivielso, Francisco de Figueroa, Luis Barahona de Soto o el Conde de Villamediana.