Lucio Marineo Sículo

Marineo Sículo, Lucio

 
(1460-1533?) Humanista siciliano. Autor de un epistolario, escrito en latín, que constituye una inapreciable fuente de noticias políticas y culturales.
Ejemplos ?
El término municipal de Villanueva de la Sierra limita con: Torrecilla de los Ángeles al norte; Hernán-Pérez y Villa del Campo al oeste; Pozuelo de Zarzón al sur; Santa Cruz de Paniagua al este. Lucio Marineo Sículo dice: Destaca la fuente de la Laguna del Bardal, que trae agua de manantiales subterráneos de la sierra.
En las primeras fechas de la Edad Moderna, no existía un criterio único para la determinación de las entidades regionales dentro de la Corona de Castilla: Lucio Marineo Sículo (1500), a la hora de distinguir las distintas provincias españolas atiende a la provincialización romana, mientras que Pedro de Medina (1548) realiza otra clasificación, en la que presenta al Reino de Granada diferenciado de una Provincia de Andalucía que incorporaba las islas Canarias.
El humanista Hernando, además de contar con la admiración de Lucio Marineo Sículo, fue íntimo amigo de Hernán Núñez, el gran maestro de lengua griega, con el que convivió en Granada en los primeros años del siglo, cuando vivía en esta ciudad su hermano Gabriel Alonso, quien así pudo granjearse buenos textos sobre agricultura en griego.
Disertación sobre las corridas de toros, escrita en 1807 y publicada en Madrid, por la Real Academia de la Historia, en 1961. Descripción de Cartagena, Murcia, 1978 Vida de Lucio Marineo Sículo Abdalaziz y Egilona, tragedia neoclásica.
Este Diego López de Medrano sobrino del Obispo de Calahorra aquí mencionado parece ser el padre de la latinista de la Universidad de Salamanca Luisa o Lucía de Medrano, (Salamanca, 9 de agosto de 1488 -...), o quizá (1484 - 1527), con quien se carteaba el eminente maestro de Sicilia residente en Granada como educador de los jóvenes de la nobleza próxima al Rey Carlos I de España mientras residía en la Alhambra de Granada, Lucio Marineo Sículo, (Bidino, Sicilia, 1460 - 1533).
Físicamente, Carlos de Viana, tenía el pelo color castaño claro, los ojos grises, la nariz larga y recta, la cara pálida y delgada, estatura levemente superior a la media, mirada grave, un aire modesto y sereno y algo de melancolía en la expresión general de su fisonomía. Lucio Marineo Sículo dice de él que «no le faltaba nada para ser un Príncipe perfecto».
Autores como el siciliano Lucio Marineo Sículo (Opus de rebus Hispaniae mirabilibus 1533) habían indicado la idea de que los antiguos pobladores de España hablaban vasco, pero consideraban que los íberos no eran parte de esa población originaria, sino advenedizos.
En la Ora Marítima, una obra de Rufo Festo Avieno que recoge el Periplo massaliota del, ya se describe cómo los navegantes que pasaban por la costa cantábrica hacia Bretaña distinguían estos montes. En el año 1530 el historiador Lucio Marineo Sículo las denominó ya Rupes Europae.
De entre los pioneros en el estudio y descripción de las lozas talaveranas, Dejando al margen las menciones de Lucio Marineo Sículo, las de la Historia de Talavera (no impresa) fechada en 1560 y firmada por García Fernández, las anotaciones del jurisconsulto Bartolomé Frías de Albornoz en 1573, o la monografía de Cosme Gómez Tejada, publicada en 1651.
Retraducción de Apiano a través de la versión latina de Pier Cándido Decembrio, Triumphos, Valencia, Juan Joffre, 1522. Traducción de Lucio Marineo Sículo, Crónica d'Aragón, Valencia, Joffre, 1524.
El humanista italiano Lucio Marineo Sículo, de visita en Barcelona a finales del siglo XV, escribió lo siguiente: Durante los siglos XV y XVI se construyó un puerto artificial que cubriese por fin las necesidades del importante centro mercantil que era Barcelona: paradójicamente, durante la época de esplendor del comercio catalán por el Mediterráneo, Barcelona no contaba con un puerto preparado para el volumen portuario que era habitual en la ciudad.
Las fechas de su ejecución han de estar comprendidas entre 1482, fecha de la primera edición ilustrada del Poeticon Astronomicon de Higino, cuyas xilografías se emplearon como fuente iconográfica, y 1493, cuando Lucio Marineo Sículo se refirió a estas pinturas en su De Hispaniae Laudibus...