Luciano Francisco Comella

Comella, Luciano Francisco

 
(1751-1812) Escritor dramático español. Obras costumbristas: Guillermo Tell, Las lágrimas de una viuda, etc.
Ejemplos ?
Durante los dos siguientes años, hasta 1921, el autor dedicó sus esfuerzos a la composición de una ópera sobre un libreto de Luciano Francisco Comella titulada Los Esclavos Felices; una ópera semi-seria en dos actos y cinco cuadros, de la cual sólo nos han llegado, de los más de treinta números del libreto, la Obertura, la Marcha Mora, la Cavatina de Elvira y el Dúo de Alfonso y Elvira.
n., 1979), Sobre arquetipos, símbolos y metateatro (Valencia: Albatros, 1988) y La obra teatral de Luciano Francisco Comella (1789-1806) (Valencia: Albatros, 1985).
Editó La verdad sospechosa de Juan Ruiz de Alarcón (Madrid: Cátedra, 1972) y sus Obras completas (Valencia: Albatros Hispanófila, 1990), así como las Sentencias filosóficas de Quevedo, El patrañuelo de Juan de Timoneda, la Reprobación de las supersticiones y hechizerías del padre Pedro Ciruelo y piezas teatrales de Pedro Calderón de la Barca (La desdicha por la voz); Lope de Vega (El galán Castrucho y Las ferias de Madrid y La vitoria de la honra); Agustín Moreto (El narciso en su opinión); Antonio Mira de Amescua (La desgraciada Raquel); Antonio de Zamora (El hechizado por fuerza) y Luciano Francisco Comella (El abuelo y la nieta), y fundó la revista Hispanófila, que ha publicado una serie de anejos.
Además de estos autores, participaron en la tertulia los escritores españoles Tomás de Iriarte y sus hermanos, Félix María Samaniego, Jovellanos, Juan Meléndez Valdés y Juan Bautista Muñoz, Entre los dramaturgos, acudían Luciano Francisco Comella y Gaspar Zavala y Zamora e Ignacio López de Ayala; entre los pintores Francisco de Goya; y en el capítulo de eruditos e historiadores estaban: Francisco Cerdá y Rico, Vicente de los Ríos, Enrique Ramos, el doctor y periodista Manuel Casal, o el botánico Casimiro Gómez Ortega; además de súditos italianos como Juan Bautista Conti y Mariano Pizzi.
La implantación de la comedia sentimental en España fue obra, sobre todo, de los comediógrafos «populares», entre los que destacaron Luciano Francisco Comella y Gaspar Zavala y Zamora.
Ya en sus comentarios a La comedia nueva se ocupó el mismo Moratín de documentar minuciosamente todas y cada una de las particularidades de la comedia heroica de don Eleuterio, desde el mismo título, remedo de tantas comedias que narraban cercos y tomas de ciudades, hasta las escenas de falsos diálogos en forma de soliloquios simultáneos, pasando por las descripciones de hambres pavorosas, de las que cita significativos ejemplos de La destrucción de Sagunto (1787), de Gaspar Zavala y Zamora, y El sitio de Calés (1790) de Luciano Francisco Comella.
Luciano Francisco Comella (Vich, Barcelona, 1751 - Madrid, 1812), dramaturgo español, uno de los más prolíficos del siglo XVIII. El que sería autor de más de doscientas piezas dramáticas quedó huérfano muy pronto, y se hizo cargo de él el Marqués de Mortara, un compañero de armas de su padre.
Escribió un centenar largo de obras dramáticas que tuvieron una gran aceptación popular, pese a los dicterios que contra ellas lanzaron los menos exitosos y elitistas dramaturgos y comediógrafos neoclásicos, en particular Juan Pablo Forner y Leandro Fernández de Moratín, que veían en él al más representativo autor de la llamada escuela de Luciano Francisco Comella; los primeros románticos tuvieron sin embargo de él una idea muy diferente y, por ejemplo, Ramón Mesonero Romanos le llamó "hombre de bastante erudición y buen gusto".
Puede ser considerado uno de los representantes del teatro popular de fines del siglo XVIII, que prefería adaptarse a los gustos del público pane lucrando en vez de a los del Neoclasicismo, como otros autores de esa misma línea, tales Antonio Valladares de Sotomayor, Gaspar Zavala y Zamora y Luciano Francisco Comella.
Compuso más de setenta obras dramáticas, más seguidoras del gusto popular que de la preceptiva neoclásica, por lo que se le suele incluir en el grupo de los otros cuatro dramaturgos de teatro popular del momento, Antonio Valladares de Sotomayor, Luciano Francisco Comella, José Concha y Vicente Rodríguez de Arellano.
Muchos escritores ilustrados de la época, como Leandro Fernández de Moratín, Luciano Francisco Comella y Laviano, entre otros, le consideraban el principal responsable del mal gusto que imperaba en el teatro.
El género lo creó el español Lope de Vega a fines del siglo XVI, pero su desarrollo se dio sobre todo en el siglo XVII por parte de él mismo y sus seguidores, así como por Pedro Calderón de la Barca y los suyos, y continuó incluso hasta fines del XVIII con dramaturgos populares como Luciano Francisco Comella (El sitio de Calés...