Ejemplos ?
Según Tácito, por orden de Tiberio, que pudo haber sido el instigador de tal muerte, y Livia, a Antonia no se le permitió asistir al funeral de Germánico.
domesticus): Ganso cisnal salvaje (A. cygnoides). Paloma bravía (Columba livia): Paloma silvestre del norte de África (C. livia).
No te someto a preceptos sobradamente rígidos; no te digo que soportes inhumanamente los dolores humanos ni vengo a secar los ojos de una madre en el día mismo de los funerales: tomaremos un término medio, y discutiremos «si el dolor debe ser grande o eterno». No dudo que prefieres el ejemplo de Livia Augusta, a la que trataste familiarmente.
Rodeada de sus hijos y de sus nietos, nunca abandonó su lúgubre traje, no sin ofensa de todos los suyos, porque estando vivos se consideraba sola. = Livia había perdido a su hijo Druso, que debía ser un gran príncipe y ya era gran capitán.
Y hay una Juno, incluso una Medea, muy malas, que, ¿se corresponde con su esposa Livia, la que no dudó en matar a los Julios que no morían per se, para conseguir, como consiguió, que reinara su hijo, Tiberio, pasando así la familia imperial a llamarse Julio-Claudia?
En Buenos Aires, los señores Pelliza y Fregueiro, es- cribieron dos voluminosos libros sobre Monteagudo; y en Bo- livia y Chile, aunque menos calurosamente, se gastó no poca tinta.
Si prefieres seguir el primero, te suprimes del número de los vivos, cobras aversión a los hijos de las demás, a los tuyos y hasta al mismo que lloras; tu encuentro es siniestro augurio para las madres; rechazas todo placer honesto y lícito como incompatible con tu infortunio; odias la luz y tienes en horror tu vida que no termina bastante pronto llevándote a la tumba: en fin, lo que es más impropio y menos conforme con tu elevado ánimo, tan noble en muchos conceptos, confiesas que no puedes vivir y no te atreves a morir. Pero si te aplicas a imitar a la magnánima Livia, más moderada y tranquila en su dolor, no te dejarás consumir en los tormentos.
Imagino yo que ante una mujer tan celosa por conservar la fama, debió el filósofo comenzar diciendo: «Hasta hoy, Livia (al menos en cuanto puedo saberlo yo, que soy asiduo compañero de tu esposo, enterado por él, no solamente de lo que de público se dice, sino que también de los movimientos más secretos de vuestra alma), has cuidado de que no se encontrase en ti nada reprensible.
-respondió el duque-, es tan verdad que no me atrevería a negarla aunque quisiese; yo no he engañado ni sacado a Cornelia, aunque sé que falta de la casa que dice; no la he engañado, porque la tengo por mi esposa; no la he sacado, porque no sé della; si públicamente no celebré mis desposorios, fue porque aguardaba que mi madre (que está ya en lo último) pasase désta a mejor vida, que tiene deseo que sea mi esposa la señora Livia, hija del duque de Mantua, y por otros inconvenientes quizá más eficaces que los dichos, y no conviene que ahora se digan.
Es importante saber que la familia imperial estaba divinizada: Júpiter estaba identificado con Augusto. Juno con Livia. 4-6 Virgilio parece dar dos explicaciones de las desgracias.
El quinteto de Avignon Monsieur: or, The Prince of Darkness (1974). En España: Monsieur, o el príncipe de las tinieblas, varias ediciones. Livia: or, Buried Alive (1978).
Liu Xiu (5 a. C. - 57 d. C.): emperador chino, restableció a la dinastía Han. Livia Drusila (57 a. C. - 29 d. C.): esposa de Octavio Augusto y primera emperatriz de Roma.