Liuva

Liuva

 
Nombre de varios reyes visigodos.
Liuva I (m. 573) Rey visigodo en 567-572, sucesor de su hermano Atanagildo. Gobernó los territorios de la Galia.
Liuva II (m. 603) Rey visigodo en 601-603, sucesor de Recaredo. Su reinado fue una sucesión de luchas entre católicos y arrianos.
Ejemplos ?
Liuva I (en gótico: Liuba; ¿?-572) fue rey de los visigodos (568–572), como sucesor de Atanagildo. Hijo de Liuverico, conde en 523 y 526.
Justino, hijo del patricio Germano y primo del emperador Justino, recibe la muerte en Alejandría por conspiración de Sofía Augusta. 3. En esos tiempos Atanagildo, rey de los godos en España, llegó al fin de su vida y en su lugar subió al trono Liuva. = 1.
En el año tercero de ese imperio, Leovigildo, hermano del rey Liuva, en vida del hermano, se establece en el reinado de la España Citerior, toma como esposa a Gosuinda, viuda de Atanagildo, y restablece, en forma admirable, en los antiguos términos del reino de los godos, que se había reducido por diversas rebeliones.
En esos días llegó al fin de su vida el rey Liuva, y toda España y la Galia narbonense cayeron bajo el poder y el reino de Leovigildo.
De Teudis se tiene constancia del «único caso de legislación visigoda conocida del período entre Gesaleico y Liuva»: el 24 de noviembre del 546 el rey promulgó en Toledo una ley sobre los costes y gastos de los litigantes en los procesos judiciales de los hispanorromanos o de los galorroamanos, pero no de los godos, por lo que fue incluida en el Breviario de Alarico y no en el Código de Eurico.
Los magnates de Septimania eligieron a Liuva I (568-572), pero esto no satisfizo a los magnates de la península, en especial al clan de Atanagildo, lo que produjo un compromiso de elegir a su hermano Leovigildo, y repartirse el poder, mientras Liuva se ocupaba de la defensa de la Septimania, de nuevo amenazada por los francos, Leovigildo quedó encargado de los asuntos de Hispania y contrajo matrimonio con la viuda de Atanagildo.
Parece ser que entonces Liuva decidió controlar personalmente la frontera de Septimania, con el fin de evitar nuevas pérdidas, y se reservó esta provincia para sí.
Su misión en el norte del reino fue la de detener las incursiones francas, que con la presencia de Liuva en la zona no organizaron más intentos de conquista sobre la Septimania, quedando Leovigildo pendiente de los bizantinos que tenían posesiones en el sur y el levante de Hispania y amenazaban con intentar conquistar nuevos territorios.
Tras un periodo de discusión de la nobleza, probablemente ya el mismo año del fallecimiento de Atanagildo (568) fue proclamado rey Liuva, que seguramente era el duque (dux) de la Galia Narbonense.
Liuva, con su decisión de dividir el poder, sentó las bases para una recuperación económica del reino godo, además de preparar a Leovigildo para su futuro reinado en solitario.
La mala situación del reino visigodo debió ser aprovechada por los francos, cuyos reyes Sigeberto I y Gontrán I se acercaron a Arlés probablemente 569. Gontrán sitió la plaza y tras una batalla victoriosa la tomó. Liuva I asoció al trono a su hermano Leovigildo.
En 602 Liuva II regala a la villa la estatua de la Virgen del Prado, transformando la celebración pagana de la diosa Ceres en la fiesta primaveral de las Mondas, dedicada a la patrona.