Liutprando

Liutprando (Liutprand)

 
(m. 744) Rey de los longobardos (712-744). Luchó contra el exarcado de Ravena, el papado y los duques de Spoleto y Benevento.
Ejemplos ?
En 728, Liutprando, Rey de los Lombardos, llegó a un acuerdo en Sutri con el Papa Gregorio II, otorgándole al Papado el pueblo fortificado de Sutri en la Via Cassia y algunos otros sitios fortificados en Lacio.
El hermano más joven, Benjamín (también llamado Bojan), fue acusado de ser un hombre lobo y un mago por el obispo italiano Liutprando de Cremona, pero aparentemente no representaba una amenaza para la autoridad de Pedro.
XVI el conocido impostor Jerónimo Román de la Higuera escribió dos crónicas falsamente atribuidas a Flavio Lucio Dextro (s. V) y a Liutprando de Cremona (s.
Esto fue considerado sacrílego por el papa Gregorio III, quien se vio amenazado por las tropas imperiales. Liutprando aprovechó la oportunidad para apoderarse en 712 de muchas ciudades de Italia so pretexto de socorrer al papa.
También ayudó al mariscal franco Carlos Martel a rechazar a los árabes. Liutprando organizó una administración de oficiales formados en la cancillería romana, sus oficiales, condes o gastaldi, sustituyeron a los duques y presidieron los tribunales.
Gregorio III pidió auxilio a Carlos Martel contra los lombardos y le ofreció en recompensa el título de patricio, el cual iba unido a la potestad de gobernar en Roma. El sucesor de Liutprando, Aistolfo, que comenzó a reinar en 750, tomó Ravena (751) y con ello puso fin al Exarcado.
La lucha religiosa siguió siendo una fuente de enfrentamientos en los años siguientes. El reino lombardo comenzó a recuperarse sólo con Liutprando (713–744), hijo de Ansprando y sucesor del brutal Ariperto II.
Consistían en un centón de textos entresacados de obras falsamente atribuidas no sólo a Flavio Lucio Dextro, sino a Marco Máximo, Liutprando de Cremona, Julián Pérez, Aulo Halo o Heleca.
De estas actividades, provenían muchos eunucos que eran elementos imprescindibles para manejar los harenes; otros eran comprados ya castrados en Verdún y descargados en Pechina o Almería según Liutprando de Cremona.
El Obispo Liutprando de Cremona menciona en sus escritos que los húngaros paganos gritaban durante el ataque: " Huy, Huy!", mientras que los soldados germánicos respondían fervorosamente " Kyrie eleison " (Señor ten piedad).
De hecho, el obispo Liutprando de Cremona, un delegado de la corte franca, fue brevemente encarcelado en Constantinopla por no referirse al «Emperador romano» por su título apropiado y en represalia porque el rey franco Otón I se hubiese proclamado «Emperador del sacro imperio romano germánico».
Luego, en un instante, el fuego griego fue arrojado a través de tubos a los rus y sus aliados. Liutprando de Cremona escribió: "Los rus, viendo las llamas, saltaron por la borda, prefiriendo el agua al fuego.