Liga de Esmalcalda

Esmalcalda, Liga de (Schmalkalden)

 
hist. Unión de diversos príncipes y ciudades protestantes alemanes contra el emperador Carlos V (1531).
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Ejemplos ?
En 1532 sucede a su padre y continúa la política de defensa de la Reforma como sus antecesores, pero llegando aún más lejos. Fortaleció la Liga de Esmalcalda y creó el Consistorio Electoral para consolidar la Iglesia Evángelica de Sajonia.
Éste también buscó el apoyo de la Liga de Esmalcalda, pero el acuerdo no llegó a hacerse efectivo: la Liga alcanzó su propio acuerdo con el emperador en 1542.
Comprometido por las guerras habsburgo-otomanas en los territorios austriacos y húngaros gobernados por su hermano Fernando I de Habsburgo (que acababa de ser designado en enero de 1531 Rey de Romanos, es decir, sucesor al título imperial), el emperador Carlos V tuvo que buscar el entendimiento con los príncipes luteranos de la liga de Esmalcalda (formada en febrero de 1531) para conseguir su apoyo contra los turcos y evitar su acercamiento a Francisco I de Francia (contra el que se estaban librando las guerras de Italia).
Quedó sin vigencia desde la Dieta de Espira (1529). Mucho más trascendente fue la formación de la Liga de Esmalcalda en 1531, que tenía una fuerte dimensión militar.
Esta liga fue una unión de varios príncipes germanos que profesaban el credo protestante, cuyo propósito era defenderse del emperador Carlos V, y ayudar a difundir el protestantismo por el norte de Alemania. En 1547 la Liga de Esmalcalda fue derrotada definitivamente en la batalla de Mühlberg.
El 25 de septiembre de 1555, Carlos V y las fuerzas de la Liga de Esmalcalda firmaron la Paz de Augsburgo para acabar oficialmente con las guerras de religión entre católicos y protestantes.
Esmalcalda vuelve a aparecer en la historia en 1531, pues bajo el mandato de Philipp el Magnánimo de Hesse se concretó la Liga de Esmalcalda en esta ciudad.
Los príncipes alemanes protestantes, reunidos en la ciudad de Esmalcalda en 1535 (la Liga de Esmalcalda), cambiaron de estrategia y también se opusieron.
Después de la Batalla de Mühlberg (1547) y la derrota de la Liga de Esmalcalda, el emperador Carlos V reclamó la entrega de Ochino, quien huyó con la ayuda de las autoridades locales a Zúrich, y de aquí con su amigo Peter Martire fueron a Inglaterra.
Fiel servidor del Emperador del Sacro Imperio Carlos V, Carlos I de España, a quien sirvió como embajador en Roma, lo acompañó en la guerra de Túnez, tomó parte con él en su lucha contra la Liga de Esmalcalda y en la batalla de Mühlberg en 1547.
La Liga de Esmalcalda formada contra el Emperador Carlos V surge en el invierno 1530-1531 dirigida por la nobleza protestante alemana y la componen: el Príncipe elector Juan de Sajonia, el Landgrave de Hessen Felipe, el Duque de Brunswick-Luneburgo, el Príncipe de Anhalt, Ulfilas, el Conde de Mansfeld y las ciudades de Estrasburgo, Constanza, Reutlingen, Magdeburgo, Brema, Biberach, Isny, Lindau y Memmingen.
Participó en todas las acciones del ejército imperial, como Capitán General de la Caballería, al lado del Emperador Carlos V, en las campañas de la guerra contra la Liga de Esmalcalda del 1546 al 1547.