Liga Santa

Liga Santa

 
hist. Alianza del papado, Milán, Venecia, el emperador Maximiliano y Fernando el Católico para oponerse a Carlos VIII de Francia.
Ejemplos ?
Después de que la Liga Santa, encabezada por España, expulsó de Italia a las fuerzas francesas que habían apoyado a los republicanos florentinos, la familia Médici quedó restaurada en el poder.
Se le ordenó que acudiera con su armada a Nápoles y se pusiera a disposición del virrey Ramón de Cardona, capitán general de los ejércitos coaligados de la Liga Santa (1511) que combatirían en Italia contra los de Ferrara, Florencia y de Luis XII de Francia.
La victoria de la Liga Santa afirmó la imagen del «papa guerrero» como Sumo Sacerdote triunfador en la lucha entre el poder eclesiástico y el civil.
En 1495, al comenzar la primera guerra de Italia, en la que los Reyes Católicos, aliados junto al Papado en la Liga Santa (1495), se enfrentaron a Carlos VIII de Francia por el dominio del Reino de Nápoles.
1571, 7 de octubre. Batalla de Lepanto ganada por la Liga Santa (1571), liderada por España contra el Imperio Otomano. 1588-1595.
Sin embargo, todos sus intentos resultaron en fracaso y después de la tentativa de los turcos en 1683 de invadir Viena, la Liga Santa se dispuso a expulsar definitivamente a los otomanos de los territorios húngaros.
Previamente, el monarca aragonés había conseguido del Papa Julio II la proclamación de una bula, la Pastor Ille Caelestis, que excomulgaba a los aliados del rey francés, como enemigos de la Liga Santa.
Poco después comenzaron a llegar representantes de la Serenísima República de Venecia y el Zarato Ruso, que habían sufrido la acometida otomana en la Gran Guerra Turca, para formar una Liga Santa contra los turcos.
Esto había sido el sueño del cristianismo durante casi quinientos años contados a partir de la Liga Santa, se le puso la condición al Imperio otomano, tal que nunca podía ser reactivado de nuevo en su antigua forma.
El buque, sirvió en la armada española con el nombre Lepanto (D21), en memoria de la batalla de Lepanto de 1571, en la cual, la Liga Santa liderada por España, derrotó al Imperio otomano.
Como contrapartida, la injerencia de la potencia hegemónica —España— en Roma —centro de las relaciones internacionales— era constante: desde la preparación de los cónclaves (en los que se imponían a veces candidatos tan claros como Adriano de Utrecht, preceptor de Carlos V) hasta la invasión (saco de Roma de 1527), pasando por las alianzas puntuales a favor (Liga Santa de 1511 y de 1571), o en contra (Liga de Cognac de 1526).
La coalición de reinos católicos, "La Liga Santa" organizada por el Papa derrotaba a los turcos en la batalla de Kahlenberg, el 12 de septiembre de 1683, a las puertas de Viena.