Libro de la Sabiduría

Sabiduría, Libro de la

 
bib. Libro deuterocanónico del Antiguo Testamento.
Ejemplos ?
Ambos aparecen enlazados y se explican por los textos inscritos en las filacterias dibujadas en ellos: «IN PRINCIPIO DILEXIT EAM» (En el principio Dios la amó), con la imagen de la Inmaculada, texto formando con las primeras palabras del Génesis y un versículo del Libro de la Sabiduría (VIII, 3), e «IN FINEM DILEXIT EOS, Joan Cap.
Entre esos libros se encuentran el Libro de la Sabiduría (escrito posiblemente en el siglo I a.C.) y el Libro del Eclesiástico (190-180 a.
Tales son los siguientes: el tercer libro de Esdras; el cuarto libro de Esdras; el libro de Tobías; el libro de Judit; el resto del libro de Ester †; el libro de la Sabiduría; Jesús, el hijo de Sirá; Baruch, el profeta †; la canción de los tres niños †; la historia de Susana; Bel y el dragón †; la plegaria de Manasés †; el primer libro de los Macabeos; el segundo libro de los Macabeos.
170, fruto de un viaje a Tierra Santa (probablemente la famosa biblioteca de Cesarea Marítima) para determinar tanto el orden y número de libros de la Biblia hebrea; a pesar de que parece seguir el orden de los libros presentados en la Septuaginta, sin embargo, él no enumera el libro de Ester o los apócrifos (excepto posiblemente el libro de la Sabiduría).
El contenido central se articula con otros Manuscritos del Mar Muerto: El capítulo 17 de Leví se refiere al sacerdocio hasmoneo, un primer sacerdote (Judas Macabeo) y el cuarto (Juan Hircano) al cual siguen los sacerdotes perversos que persiguen a los sacerdotes justos y Leví 18 anuncia el nuevo sacerdote; el énfasis en el esquema pecado-exilio-retorno; la edición en un libro de diferentes partes escritas en diferentes momentos; y las notorias referencias y citas del Libro de Enoc (Simeón 5:4, Leví 10:5, Judá 18:1, Dan 5:6, Neftalí 4:1 y Benamín 9:1). Además muestra la influencia del Libro de los Jubileos y el Sirácida y contactos con el Libro de la Sabiduría.
La primera parte: el Eclesiastés, el Libro de la Sabiduría, el Libro de Job, los Evangelios, la Primera epístola de san Juan, epístolas diferentes de Pablo, san Agustín, san Pedro Crisólogo, Tertuliano y la Sátira III de Persio, De ira y de beneficiis de Séneca, el manual de Epicteto, la Commonitorio de Focílides, además de obras del español Cristóbal de Fonseca; La segunda parte: la Primera epístola de san Juan, san Agustín, los Sermones II, XLII y LV de san Pedro Crisólogo, la catequesis de san Cirilo de Jerusalén, De oratione Dominica de Tertuliano.
El libro de la Vida. Las doce constelaciones. Para Iniciados. El libro de la Sabiduría. Los doce planetas. Para Discípulos. El libro de la Forma.
En el centro y dentro de una mandorla muy elaborada está el Pantocrátor, bendiciendo con su mano derecha y sosteniendo el libro de la sabiduría con la izquierda.
Mateo (que escribió para un público judío) se inspiró en la muerte de Ajitofel (2 Samuel 17,23), mientras que Lucas que escribía para un público de origen pagano (griego) se inspiró en el libro deuterocanónico de Libro de la Sabiduría de Salomón (Sabiduría 4,19).
Se comienza a enseñar que no hay que apreciar la felicidad de un hombre antes de la hora final: «Antes del fin, no llames feliz a nadie, que sólo a su término es conocido el hombre» (Eclesiástico 11:28). El libro de la Sabiduría, en referencia a la «bienaventuranza», pone por delante la justicia al gozo de tener prosperidad.
El templo estaba dedicado a la Divina Sabiduría, una imagen tomada del Libro de la Sabiduría del Antiguo Testamento y que hace referencia a la personificación de la sabiduría de Dios o segunda persona de la Santísima Trinidad.
Comienza con la creación y termina en los Hechos de los Apóstoles; utiliza todos los libros de la Biblia, en especial los de naturaleza histórica, excepto los didácticos, líricos y filosóficos, como el Libro de la Sabiduría, los Salmos, los Profetas, la Epístolas etc.; abrevia los discursos y toma datos también de numerosos autores profanos, especialmente de Flavio Josefo para el principio de los Evangelios.