Ejemplos ?
Digamos Pater Nóster que nos esto ganemos, laudemos la Gloriosa, mercet nos li clamemos; todos Ave María a su honor cantemos, que nos con el su Fijo e con ella regnemos.
5=) INCISO V AREA DE INFLUENCIA: "LA LEONESA" LIMITE OESTE: PARC.27, 26, PARTE PARC.206 DE CIRC. IV QUE LI-/ MITA CON DPTO. LIBERTADOR GRAL.
Contratación mediante li sta corta: Cuand o el presu puesto re ferencial d el contrato supere el fijado en el número anterior y sea inferior al valor que resulte de multiplicar el coeficiente 0,000015 por el monto d el presupuesto inicial del Estado correspondiente al ejercicio económico; y, 3.
A don Simón Bolívar, que era golosillo por la fruta veda- da del Paraíso, hubo de parecerle Manuelita bocato di rardinale y á la fantástica niña antojósele también pensar que era el Li- bertador el hombre ideal por ella soñado.
Y dicho y hecho: trajo el cuchillo cocinero y echó a cortar por lo redondo; trajo la batea grande y la colmó; y al momentico echó a chirriar la cazuela y a regase por toda la casa aquella güelentina tan sabrosa. Como Dios li ayudó les puso el comistraje.
Regunzóli al Papa quanto que avié visto, lo que li disso Peidro, su ermano bienquisto, que yazié en grand pena, lazrado e muy tristo.
Por eso, el libro que á la vista tengo melancoliza mi ánimo con la tristeza de las tumbas, y no veo ni quiero ver en él más que la corona de siemprevivas funerarias, que el cariño de usted y el de Juana Manuela colocan sobre la losa de los muertos, pero no olvidados amigos y compañeros de labor li- teraria.
Bien sé que habiendo sacado de pila á muchos ahijados li- terarios, gallardos unos y deformes otros, debe mi firma, cuan- do aparece en la línea final de un prólogo, inspirar no poca desconfianza al lector.
Dicen los ejemplos y el misal que el Señor no se rió ni una merita vez; pero aquí sí li agarró la risa, y le dijo a Peralta: "Hombre, Peralta; ¡otro como vos no nace, y si nace, no se cría!
Asina fué qui apenitas se le presentó la Pelona cerró el ojo, estiró la pata y le dijo: "¡Matáme pues!". ¡Poquito sería lo duro que li asestó el golpe, con el rincor que le tenía!
sa-hibu 1 hemmi li in-nel hemma… Al mismo tiempo de cantar la irritante cancioncilla, asentaba una de sus navajas en una negra lonja de cuero.
Gasea nombró con el carácter de juez pesquisidor al li- cenciado Gómez Hernández, quien se trasladó á Trujillo, y después de tomadas las primeras declaraciones expidió auto de prisión contra don Diego de Mora.