Le Nain

Le Nain

 
Nombre de tres hermanos franceses que se dedicaron a la pintura: Louis (1593-1648) es conocido por sus cuadros de temas campesinos (La carreta, Familia de campesinos); Antoine y Mathieu son conocidos, el primero como miniaturista, y el segundo por ser pintor de la ciudad de París.
Ejemplos ?
Con esta tendencia pictórica tuvieron relación los hermanos Le Nain (Antonio, Luis y Mateo), siguiendo la línea más bien de los llamados bambochantes.
De 1888 a 1890 se interesó por la figura humana, pintando una serie de cuadros con personajes de la Comedia del arte, pasando, a partir de 1890, a otra serie sobre Jugadores de cartas, posiblemente inspirado por la obra sobre el mismo tema de Louis Le Nain.
Los pescadores están inspirados en una pintura de Le Nain La pintura muestra a Jesús crucificado, tomado en perspectiva y visto desde arriba, cuya cabeza, mirando hacia abajo, es el punto central de la obra.
Mientras estuvo en París tuvo una fuerte atracción hacia el trabajo de Coubert y Le Nain; sin embargo siempre se adhirió a temas que representaran la vida y costumbres de su patria.
Los hermanos Le Nain (Antoine, Louis y Mathieu) fueron un importante exponente de la pintura de género en la Francia del siglo XVII.
Entre los ejemplos de la pintura francesa de los siglos XVII y XVIII figuran La adoración del becerro de oro de Claude Lorrain, Preparación para la danza de los hermanos Le Nain, Retrato de Charles-Auguste de Matignon de Hyacinthe Rigaud, Joven vestido de caza de Nicolas de Largillière, La tormenta de Claude Joseph Vernet y El minué de Nicolas Lancret.
Washington, D.C. Dumbarton Oaks, 1984. Tillemont, Louis-Sébastien le Nain. Histoire des Empereurs, vol. 3: Qui Comprend Depuis Severe juſques à l'election de Diocletien (in French).
En la exposición de los Pintores de la realidad de 1934 en París (término por el que se conoce a varios artistas realistas franceses de comienzos del siglo XVII, como La Tour, Philippe de Champaigne, Nicolas Tournier, Valentin de Boulogne, los hermanos Le Nain, etc.), Charles Sterling presentó un catálogo de trece obras.
Julián Gállego llamó la atención sobre la quietud que el cuadro desprende, alejada del dinamismo de las obras de Caravaggio, con el que algunos críticos lo han relacionado por el tratamiento del claroscuro, «quietud desconcertante» que sólo encontraría paralelo en algunos pintores nórdicos, como Louis Le Nain o Georges de La Tour.
Rivalizan con autores extranjeros como Valentin de Boulogne, Tommaso Salini, Guercino, Sebastiano Ricci, Mattia Preti, Carlo Maratta, Bernardo Strozzi, Giulio Carpioni, Francesco Maffei, Antoine Le Nain, Claudio de Lorena, Sébastien Bourdon, Jacques Linard...
La pintura barroca se desarrolló en dos tendencias contrapuestas: el naturalismo, basado en la estricta realidad natural, con gusto por el claroscuro —el llamado tenebrismo—, donde cabe citar a Caravaggio, Orazio y Artemisia Gentileschi, Pieter van Laer, Adam Elsheimer, Georges de La Tour y los hermanos Le Nain; y el clasicismo, que es igualmente realista pero con un concepto de la realidad más intelectual e idealizado, englobando a Annibale Carracci, Guido Reni, Domenichino, Guercino, Giovanni Lanfranco, Nicolas Poussin, Claude Lorrain, Hyacinthe Rigaud, etc.
Una de las características principales en la obra de Lorrain es su utilización de la luz, no una luz difusa o artificial como en el naturalismo italiano (Caravaggio) o el realismo francés (La Tour, hermanos Le Nain), sino una luz directa y natural, proveniente del sol, que sitúa en medio de la escena, en amaneceres o atardeceres que iluminan con suavidad todas las partes del cuadro, en ocasiones situando en determinadas zonas intensos contrastes de luces y sombras, o contraluces que inciden sobre determinado elemento para enfatizarlo.