Lazarillo de Tormes

Lazarillo de Tormes

 
lit. Novela castellana del s. XVI (Vida del Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades); publicada en 1554, es la iniciadora del género picaresco. Lázaro, el protagonista, narra en primera persona su historia: su origen no muy claro y su posterior rodar en manos de diversos amos hasta lograr una estabilidad social aun a costa del honor. En 2003 fue atribuida al escritor Alfonso de Valdés y fechada en 1530 o 1531.
Ejemplos ?
La familia de Pascual Duarte (1942) Pabellón de reposo (1943) Nuevas andanzas y desventuras de Lazarillo de Tormes (1944) La colmena (1951) Mrs.
Si alguien no sabe quien fue Celestina o Sancho o Tartufo; el Periquillo Sarniento, el Lazarillo de Tormes o Pito Pérez, deja mucho que desear sobre su educación en estos rubros intelectuales.
Las ondas majestuosas que en la Guerra de Granada corren por sobre los tiempos y los acontecimientos pasados, comunicando profundo respeto a los lectores; los armoniosos raudales en que Fuenmayor hace pasar la vida de Pío V, repitiendo la gravedad y numerosidad de los Anales de Tácito; el gracejo culto y fino, el lenguaje inimitable de Lazarillo de Tormes; la frase ajustada y elegante de El pícaro Guzmán de Alfarache, la propiedad, gracia y maestría de Calixto y Melibea; la sal ática de Rinconete y Cortadillo en ese hablar de todo en todo castizo; nada de esto, nada, tiene hoy imitadores: ni Juan Valdés sirve de maestro, ni Covarrubias ha compuesto para nosotros su gran léxico o Tesoro de la lengua castellana.
Por otro lado, para abordar los relatos literarios, una historieta en imágenes muda que represente o sugiera la estructura argumental de alguna obra de género narrativo: La leyenda de Troya, relatos mitológicos, leyenda de la fundación de México, El poema de Mío Cid, El Lazarillo de Tormes, La Celestina, la vida de Nezahualcóyotl o de Sor Juana, Romeo y Julieta, etc., permiten efectuar espontáneos y dinámicos ejercicios de escenificación improvisada.
Mírame, soy Julieta y me acompañan Ofelia y Desdémona. No me olviden: soy el Lazarillo de Tormes y mi primo el Periquillo Sarniento.
Hurtado de Mendoza ha levantado un monumento a nuestra lengua en su Guerra de Granada como historiador, y en Lazarillo de Tormes otro como novelista de costumbres.
Ésta puede consistir en crear o aprovechar mundos de significaciones adecuados: a partir de ciertos problemas de algún alumno: enamoramiento, accidente, pobreza, injusticia, por ejemplo, puede llevarnos a, Romeo y Julieta o Los Miserables o El lazarillo de Tormes o Marianela; la aparición de alguna versión cinematográfica o radiotelevisiva o noticia, suelen dar paso a Guerra y Paz, Sin novedad en el frente, Lo que el viento se llevó etc; el uso de cómics que intenten relatar alguna obra literaria o la creación de historietas mudas donde se desarrolle su estructura argumental, representa otra posibilidad; la presencia de una obra de teatro también o la producción de una fotonovela, etc.
A esta añadió varias páginas de Fraseología con listas de «Words, Phrases, Sentences and Proverbes» tomados de la Diana de Jorge de Montemayor en su edición de 1580, La Celestina (Amberes, 1595), el Lazarillo de Tormes (también de Amberes, 1595), el Menosprecio de Corte (ed.
En marzo de 2010 la prestigiosa paleógrafa Mercedes Agulló y Cobo descubrió en un inventario de los papeles de Juan López de Velasco (autor de las correcciones de la edición conjunta censurada del Lazarillo y la Propalladia de Torres Naharro titulada Propaladia de Bartolomé de Torres Naharro, y Lazarillo de Tormes) que aludían, según esta investigadora, a las cajas de documentación perteneciente a Diego Hurtado de Mendoza, la frase «Un legajo de correcciones hechas para la impresión de Lazarillo y Propaladia», lo cual la llevó a escribir el libro titulado A vueltas con el autor del Lazarillo en el que postula «una hipótesis seria sobre la autoría del Lazarillo, que fortalecida por otros hechos y circunstancias apunta sólidamente en la dirección de don Diego».
iego Hurtado de Mendoza y Pacheco (Granada, 1503 o 1504 - Madrid, 14 de agosto de 1575) fue un poeta y diplomático español, embajador de España en Italia. Desde el siglo XVII hay teorías que apuntan a que fue el autor del Lazarillo de Tormes.
Entre las estéticas, fue fundamental el desarrollo de una realista y popularizante tal como se había venido fraguando durante toda la Edad Media peninsular como contrapartida crítica al excesivo, caballeresco y nobilizante idealismo del Renacimiento: se crean géneros tan naturalistas como el celestinesco (Tragicomedia de Calisto y Melibea de Fernando de Rojas, Segunda Celestina de Feliciano de Silva, etc.), la novela picaresca (Lazarillo de Tormes, anónimo, Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán, Estebanillo González), o la proteica novela polifónica moderna (Don Quijote de la Mancha), que Cervantes definió como «escritura desatada».
De la época romántica, se la llegará a conocer por la literatura nacional con el Duque de Rivas, Don Álvaro o la fuerza del sino, El Guzmán de Alfarache, El Diablo Cojuelo, El Lazarillo de Tormes, Simón Verde de Fernán Caballero y Las Márgenes del Guadalquivir de Edmundo Noel.