La Cerda

Cerda, La

 
Familia española célebre, descendiente del primogénito de Alfonso X, don Fernando, llamado de la Cerda.

La Cerda

 
V. Cerda, La.
Ejemplos ?
Carta de Luis de la Cerda, duque de Medicinaceli, a su tío el cardenal Pedro González de Mendoza. 19 de marzo de 1493. Reverendísimo Sennor: No sé si sabe vuestra sennoría cómo yo tove en mi casa mucho tiempo a Cristóval Colomo, que venía de Porto gal y se quería yr al Rey de Françia para que emprendiese de yr a buscar las Yndias con su favor y ayu da.
José Nicolás de la Cerda.- Agustín de Eyzaguirre.- Diego de Larraín.- Pedro José Prado Jaraquemada.- Justo Salinas.- Ignacio Valdés y Carrera.- Francisco Diez de Arteaga.- Francisco Ramírez.- Francisco Antonio Pérez.- Agustín Díaz, escribano de Cabildo.
Este mortal iniciado podía disfrutar butaca gratis, pues desde el empresario hasta el último tramoyista, todo el mundo era amigo de don Saturnino Armero; pero iba al paraíso por no mudarse camisa después de embaular el garbanzo. Quien más alborotaba el corro era Gonzalo de la Cerda, teniente de Estado Mayor, con puntas y collares de artista.
Manuel Pérez Cotapos, Presidente del Alto Congreso.- Doctor Juan Zerdán, Vicepresidente.- Agustín Urrejola.- José Antonio Soto y Aguilar.- Domingo Díaz de Salcedo.- Luis Urrejola.- Doctor Juan Infante.- El Conde de Quinta Alegre.- Manuel Fernández.- Agustín de Eyzaguirre.- Doctor José Gabriel Tocornal.- Marcos Gallo.- Mateo Vergara.- Francisco Ruiz Tagle.- José Nicolás de La Cerda.- Doctor Juan José de Echeverría.- Fernando Errázuriz.- Juan José Goycolea.- Doctor Joaquín de Echeverría.- Estanislao Portales.- Javier Errázuriz.- José Miguel Infante, Diputado Secretario.
-Comandante de Artillería, Alberto Francisco Torqman. -Teniente de fragata, Baltasar Mexía de la Cerda. -Teniente de fragata, José Ezquerra Guirior.
Agustín de Aldea. Francisco de Borja Valdés. José Nicolás de la Cerda. Juan Fermín Vidaurre. Francisco Antonio Valdivieso y Vargas.
Sr. don Cristóbal Colón y La Cerda, marqués de la Jamaica. I - El niño hambriento A media legua de Palos, sobre una mansa colina, que dominando las mares está de pinos vestida, de la Rábida el convento, fundación de orden francisca, descuella desierto, solo, desmantelado, en ruinas.
En prueba de este aserto, canturreaba algunos motivos de Fausto, que, efectivamente, se encuentran en zarzuelas antiguas: a lo cual replicábamos nosotros entonando motivos también zarzueleros y hasta callejeros y flamencos, que, sobre poco más o menos, pueden encontrarse en el Don Juan, de Mozart; con lo cual imaginábamos aplastarle, porque el Don Juan era para nosotros la autoridad suprema, la ópera indiscutible; lo demás podía ponerse en tela de juicio; pero al nombrar Don Juan, boca abajo todo el mundo. Vimos, sin embargo, con indignación profunda, que ni ese sagrado respetaba el iconoclasta de La Cerda.
Yo el infrascrito, certifico que, habiendo hecho el escrutinio de votos recibidos con las formalidades y solemnidades prevenidas en la acta celebrada sobre el particular salieron electos el Doctor don Joaquín de Echeverría con 594 votos; el señor Conde de Quinta Alegre con 589; don Agustín de Eyzaguirre con 404; don Francisco Javier de Errázuriz con 388; don José Miguel Infante con 365; El señor don José Santiago Portales con 353; don José Nicolás de la Cerda con 344...
Don Hortensio no se daba cuenta de que, nada más que para cuidar cuatrocientas yeguas, necesitaba tres veces más caballos que para cuidar las mil vacas; de que las yeguas no le producían casi nada, pues la cerda, aunque se vendiera bien, era el único fruto bienal, que de ellas se podía sacar, sin contar que, para tuzar, tenía que conchabar peones, estropear caballos, trabajar una punta de días, destrozar el corral, ¡la mar!, pues es el trabajo quizá más rudo de todas las faenas pampeanas...
José Nicolás de la Cerda.- Agustín de Eyzaguirre.- Diego de Larraín.- Pedro José Prado Jaraquemada.- Marcelino Cañas Aldunate.- José Antonio González.- Francisco Diez de Arteaga.- Francisco Ramírez.- Doctor Pedro José González Álamos.- Francisco Antonio Pérez.- Fernando Errázuriz.- El Conde de Quinta Alegre.- Agustín Díaz.
Cuando le preguntábamos a La Cerda si había alguna ópera que él considerase perfecta, digna de proponerse hoy por modelo, solía citarnos las de Wagner y también otras de compositores franceses, como Massenet, Bizet, etc.