Kulturkampf

Kulturkampf

  (voz alemana)
m. hist. Significa «lucha por la cultura» y se aplica al conflicto que surgió entre el Estado y la Iglesia católica, suscitado por Bismarck, en 1871, al intentar hacer de la Iglesia católica una Iglesia nacional dependiente del Estado.
Ejemplos ?
La propaganda nazi no buscaba sólo fortalecer la fidelidad al régimen o el odio hacia los judíos, sino también -en una concepción derivada de la Kulturkampf bismarckiana- modificar o controlar la totalidad de la vida ciudadana, difundiendo formas culturales consideradas convenientes, aceptables o saludables para la nación, lo que implicó que se extendiera a todas las áreas de la vida de los individuos.
Las autoridades nacionalsocialistas del Tercer Reich desaprobaron este matrimonio católico que ofició Klawitter, a quien se había impedido formar parte de la Cámara de Cultura del Reich (Reichskulturkammer) y era considerado políticamente poco fiable después de que en 1936 violase la llamada Ley del Púlpito, vigente en Alemania desde el Kulturkampf («Combate cultural») de la década de 1870 y que prohibía verter críticas negativas contra el estado en los sermones religiosos.
En Alemania, el Papa estimuló el duro enfrentamiento de los católicos del sur (organizados políticamente en el Zentrum) contra la Kulturkampf dirigida por el prusiano Otto von Bismarck.
De clarar semejante guerra a la religión, decía Engels, significaria "ser más bismarckista que Bismarck", es decir, repetir la necedad de su lucha contra los clericales (la famosa "lucha por la cultura", Kulturkampf, o sea, la lucha sostenida por Bismarck en la década de 1870 contra el Partido Católico Alemán, el partido del "Centro", mediante persecuciones policíacas del catolicismo.
Este carácter tenían también el Kulturkampf en Alemania y la lucha de los republicanos burgueses de Francia contra el clericalismo.
Pérez relaciona esta división de pareceres a finales del siglo XIX con procesos similares en el resto de Europa, como el Kulturkampf alemán, independientemente de que en España hubiese o no tintes de la leyenda negra en la discusión.
Estos casos extremos de ataques de judíos laicos contra jaredíes son casos relativamente aislados, pero reveladores de una tensión que la prensa israelí bautizó como "Kulturkampf" ("guerra de culturas"), por el nombre de una campaña anti-católica lanzada por Otto von Bismarck en Alemania en el siglo XIX.
l Kulturkampf, o combate cultural (del idioma alemán kultur cultura y kampf lucha), fue el nombre dado por Rudolf Virchow a un conflicto que opuso al canciller del Imperio alemán, Otto von Bismarck, a la Iglesia católica y al Zentrum, partido de los católicos alemanes, entre 1871 y 1878.
Las tensiones fueron evidentes durante las dos mayores crisis político-religiosas, la primera comenzada por los artículos de Baden en 1836, y la segunda conocida como el Kulturkampf (1873-1880).
Como sus padres, Enrique permanecería antiprusiano toda su vida, repetidamente rechazando medidas prusianas como el Kulturkampf o la creación de matrimonios civiles.
El Partido Popular Alemán fue también muy crítico con la fórmula de monarquía prusiano-alemana y abogó por la separación de la iglesia y el estado. Además, rechazó el Kulturkampf, así como las leyes anti-socialistas promulgadas por Bismarck.
El partido ganó fuerza durante esa época (1870-1880) en su reacción contra la "lucha cultural" (Kulturkampf) de Bismarck contra la Iglesia católica.