Juno

Juno (Iuno)

 
mit. Diosa romana correspondiente a la Hera de los griegos, esposa de Júpiter. Junto con este y Minerva integraba la tríada capitolina. En su honor se celebraba la fiesta de las matronalia.
Traducciones

Juno

SFJuno
Ejemplos ?
No parece que envidió tanto Juno a los troyanos, de quienes desciendes según la carne, los romanos alcázares, cuanto estos demonios, que todavía piensas que son dioses, envidian a todo género de hombres las sillas eternas y celestiales.
Introduce, pues, Virgilio a Juno, enojada y contraria de los troyanos, que dice a Eolo, rey de los vientos, procurando, irritarle contra ellos: «Una gente enemiga mía va navegando por el mar, Tirreno, y lleva consigo a Italia Troya y sus dioses vencidos»; ¿y es posible que unos hombres prudentes y circunspectos encomendasen la guarda de su ciudad de Roma a estos dioses vencidos, sólo con el objeto de que ella jamás fuese entrada de sus enemigos?
Con que derecho y capitulaciones alcanzaron los romanos las primeras mujeres en casamiento Del mismo modo, ni Juno, que con su Júpiter fomentaba ya y favorecía a los romanos y a la gente togada, ni la misma Venus pudo ayudar a los descendientes de su Eneas para que pudiesen haber mujeres conforme a razón; llegando a tanto extremo la falta de ellas, que se vieron precisados a robarías por engaño, y después del rapto tuvieron necesidad de tomar las armas contra los suegros, y dotar a las tristes mujeres que por el agravio recibido en la sangre de sus padres no estaban aún reconciliadas con sus maridos; ¿y dirán todavía que en esta guerra salieron los romanos vencedores de sus vecinos?
Las opiniones que siguieron los que pusieron diferentes dioses en diversas partes del mundo Y ¿por qué ponen a su lado también a su esposa, Juno, y permiten que ésta se llame hermana y esposa?
La oía como si no la entendiera, sin contestarle más que lo necesario, para que siguiera hablando, y clavándole los ojos en el seno de Juno, medio desnudo de un corpiño de terciopelo verde oscuro, sobre el cual esplendían magníficos diamantes, y en los labios rojos como una fresa madura.
Allí veréis ociosos todo género de oficiales, asistiendo al servicio de los dioses inmortales.» Y poco después dice: «éstos, aunque ofrecen al dios un ministerio superfluo y excusado, sin embargo, no es torpe ni infame: hay algunas mujeres que están sentadas en el Capitolio, persuadidas de que Júpiter está enamorado de ellas, sin tener respeto ni miedo a Juno, no obstante de ser (si quisierais creer a los poetas) una diosa colérica e iracunda».
A Juno la siguen Cástor y Pólux, llevando cascos ovales, con estrellas en la cimera; los dos hermanos son también interpretados por jóvenes actores.
Por qué motivo por Júpiter entendemos el cielo, y por Juno el aire, siendo así que estos dos elementos están juntos, el uno más alto y el otro más bajo?
Terminado el juicio de Paris, Juno y Minerva salieron del escenario, confusas y disgustadas, indicando con la mímica la indignación que les causaba el fallo.
ECO: Eco. GALÁN: ¿La que siguió con tal priesa las pisadas de Narciso? La que por Júpiter quiso ser contra Juno traviesa? ECO: Esa.
Fíe tus nudos ella, que los días 810 disuelvan tarde en senectud dichosa, y la que Juno es hoy a nuestra esposa, casta Lucina, en lunas desiguales tantas veces repita sus umbrales, que Níobe inmortal la admire el mundo, 815 no en blanco mármol, por su mal fecundo, escollo hoy de Leteo.
Luego no es aquel dé quien se dijo que todo estaba lleno de Júpiter, si alguna parte la llena también Juno. ¿Por ventura cada uno de ellos hinche el cielo y el aire, y ambos están juntamente en estos dos elementos y en cada uno de ellos?