Judá

Judá (Yěhǔdǔah)

 
bib. Cuarto hijo de Jacob, que dio nombre a una de las tribus de Israel.
Traducciones

Judá

SMJudah
Ejemplos ?
No faltará príncipe de Judá ni caudillo de su linaje hasta que vengan todos los sucesos que le están guardados...
Ahora bien, los hijos de Israel fueron doce: 23 Los hijos de Lea: Rubén el primogénito de Jacob, y Simeón, y Leví, y Judá, é Issachâr, y Zabulón.
1.2. Abraham engendró a Isaac; Isaac engendró a Jacob; Jacob engendró a Judá y a sus hermanos; 1.3. Judá engendró de Tamar a Fares y a Zéraj; Fares engendró a Hesrón; Hesrón engendró a Aram; 1.4.
Y Tú, Belén, en la tierra de Judá, de ninguna manera eres la más pequeña entre los gobernadores de Judá; porque de ti saldrá un gobernante que pastoreará a mi pueblo Israel.
De la variedad del estado de uno y otro reina de los hebreos hasta que en diferentes tiempos a ambos pueblos los llevaron cautivos, volviendo después Judá a su reino, que fue el ultimo que vino a poder de los romanos CAPÍTULO XXIV.
Pero cuando dice la Escritura: «Vendrá día, dice el Señor, en que estableceré un nuevo pacto y testamento con la casa de Israel y con la casa de Judá, no según el pacto que hice con sus padres el día que les tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; y porque ellos no permanecieron en la observancia de mi pacto, también yo los desprecié.
Por los reyes que hubo después de Salomón, así en Judá como en Israel Los demás reyes de los hebreos que sucedieron después de Salomón, si no es por ciertos enigmas de algunas particularidades, que dijeron o hicieron, apenas profetizaron cosa que pertenezca a Cristo y a su Iglesia, así en Judá como en Israel.
Y las otras dos tribus, la de Judá y Benjamín, las cuales, por particular afecto a David, y porque no se desarraigasen totalmente de su casa y linaje el reino, quedaron sujetas a la ciudad de Jerusalén, se llamaron Judá, porque Judá era la tribu de donde descendía David, y la otra tribu de Benjamín, como dije, pertenecía al mismo reino, de donde fue Saúl su rey, antes de David.
Pero estas dos tribus juntas, según insinué, se llamaban Judá, y con este nombre se distinguían de Israel, que se denominaban, propiamente las diez tribus, y tenían su rey.
Y se sentará como juez a acrisolar y purificar; Como quien acrisola el oro y la plata, purificará los hijos de Leví; los fundirá y colará los hará pasar por el coladero, come dicen, como se pasa el oro y la plata; y ellos ofrecerán al Señor sacrificio en justicia, y agradará al Señor el Sacrificio de Judá y de Jerusalén, come en los tiempos pasados y como en los años primeros.
De la variedad del estado de uno y otro reina de los hebreos hasta que en diferentes tiempos a ambos pueblos los llevaron cautivos, volviendo después Judá a su reino, que fue el ultimo que vino a poder de los romanos Tampoco en el reino de Judá, que pertenece a Jerusalén, en los tiempos de los reyes que se fueron sucediendo, faltaron profetas, según que tuvo por anunciarles lo que les estaba bien, o reprenderles sus pecados, o encomendarles la justicia.
Por los hijos de Leví, de Judá y de Jerusalén debemos entender la misma Iglesia de Dios congregada, no sólo de los hebreos, sino también de las otras naciones, aunque no como ahora es, en la cual si dijésemos: «Que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no esta la verdad en nosotros», sino cual será entonces purgada y limpia con el último juicio, como lo estará el trigo en la era después de aventado, estando también ya purificados con el fuego los que tuvieren necesidad de semejante purificación, de tal conformidad, que no haya ya uno solo que ofrezca sacrificio por sus pecados.