Juan de Mariana

Mariana, Juan de

 
(1536-1624) Humanista e historiador español, de la Compañía de Jesús. Su tratado De rege et regis institutione (1599), adquirió gran celebridad porque en él se defiende la tesis del tiranicidio. Su Historia de España, escrita en 1592-1605 en latín y vertida al castellano por su mismo autor a partir de 1601, tiene mayor importancia literaria que histórica.
Ejemplos ?
Su primera novela fue un plagio, una adaptación (con pasajes traducidos) del Ivanhoe de Walter Scott, como declaró el mismo autor en el prólogo y resaltó Ramón Mesonero Romanos al llamarlo " Ivanhoe disfrazado", aunque también toma de Quentin Duward y de Waverley, otras dos novelas del escocés; es más, incluye pasajes de diversos poemas de Byron y de la Historia del padre Juan de Mariana.
Estudió principalmente la historiografía española; se ha hecho clásico su estudio sobre Juan de Mariana Mariana historien (1904); también hizo importantes contribuciones al conocimiento de la maurofilia literaria en el Siglo de Oro y de los judíos sefarditas emigrados a Burdeos.
Pero en el siglo XVII surgieron importantes discrepancias en el seno de la Iglesia de Inglaterra referentes a su tradicionalismo y autoritarismo, desembocando en el puritanismo, cuyas reclamaciones radicaban en la independencia eclesiástica y en una organización presbiteriana o asamblearia. Juan de Mariana (miembro de la neoescolástica Escuela de Salamanca, difícilmente puede considerársele cercano al liberalismo, aunque sí un precedente, por sus críticas continuas al poder civil y eclesiástico y su teoría del tiranicidio, divulgada por toda Europa).
Juana de Trastámara regresó a Portugal con su marido Alfonso V (y no con su primo Juan, el Príncipe Perfecto, como erróneamente supuso Juan de Mariana, precisamente a tiempo de celebrar la fiesta del Corpus Christi en Miranda del Duero (en la frontera), Cfr.
Ello se convence de que Juan de Mariana, hablando de los sucesos acaecidos después de la muerte de este rey, dice que la Reina Doña María mandó libertar al reino del tributo impuesto sobre los mantenimientos llamados sisa, contribución que había ocasionado gran sinsabor en todos y no menos desagrado contra su marido Don Sancho la cual se supone haber tenido principio en su tiempo y ser muy diferente una y otra, así por la razón dicha como también por no ser comprensiva más que a los comestibles cuando la alcabala era debida por razón de todo género de venta.
Enseñó teología en Segovia y Ávila en 1575; en Valladolid en 1576; y entre 1580 y 1585 filosofía y teología en Roma, donde estuvo muy unido al cardenal Belarmino, antiguo discípulo de Juan de Mariana, así como al papa, Gregorio XIII; luego se trasladó a enseñar a Alcalá de Henares, entre 1585 y 1592, donde sus primeros libros le valieron dificultades con censores dominicos como Avendaño y sus cofrades Vázquez y Lessius.
El talaverano Juan de Mariana en su "Historia General de Castilla" (1601) refiere que el Emperador cae enfermo en el «bosque de Cazlona» (que se ha querido identificar con Cástulo), aunque no dice en absoluto que muriese allí.
Prosigue sus estudios en el Colegio Imperial de San Isidro y se matricula en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando para aprender pintura con Federico de Madrazo. Por entonces escribe poesía y lee las crónicas españolas y la Historia de Juan de Mariana.
En idioma español existe un importante referente del anarcocapitalismo, adjunto del Ludwig von Mises Institute y exponente de la escuela austríaca, el catedrático Jesús Huerta de Soto, junto con exponentes contemporáneos como Miguel Anxo Bastos, Albert Esplugas y algunos miembros y analistas del Instituto Juan de Mariana.
Según la Historia General de España del Padre Juan de Mariana, mantuvo unas creencias arrianas beligerantes con acciones anticatólicas que llevaron al desamparo de los templos.
Juan Ramón Rallo, doctor en Economía y director del Instituto Juan de Mariana, afirmó que «no deja de ser una propuesta socialdemócrata».
La cifra de los judíos que salieron de España no se conoce, ni siquiera con aproximación. Los historiadores de la época dan cifras elevadísimas (Juan de Mariana habla de 800 000 personas, e Isaac Abravanel de 300 000).