Juan Meléndez Valdés

Búsquedas relacionadas con Juan Meléndez Valdés: Félix María Samaniego, Tomás de Iriarte

Meléndez Valdés, Juan

 
(1754-1817) Poeta español. En la época de profesor, triunfa su seudónimo Batilo estimulado por los concursos; en 1785 publicaría la primera edición de sus Poesías. Del año anterior es su obra dramática Las bodas de Camacho. Su lírica sintetiza las principales corrientes poéticas del momento: el carácter anacreóntico que se manifiesta en forma de odas, romances (La paloma de Filis, Besos de amor, fechadas hacia 1776) y de letrillas (La flor del Zurguén), y el humanitarismo filosófico, reflejado en una serie de Epístolas.
Ejemplos ?
Sus homilías fueron publicadas por los ilustrados salmantinos Miguel Martel y Juan Justo García, apoyados por Juan Meléndez Valdés, en 1790.
Como otros españoles de ideas liberales y próximas a las de la revolución francesa —llamados, casi peyorativamente, «afrancesados», en referencia a su supuesta simpatía por Bonaparte—, Goya mantenía una difícil postura ante la invasión francesa, puesto que mantenía esperanzas de que España sufriese cambios similares a los que vivió el vecino país años atrás, al tiempo que se sentía herido en lo más profundo de su orgullo español. Compartía esta visión con otros amigos intelectuales como Juan Meléndez Valdés y Leandro Fernández de Moratín.
Se nota la influencia de Eugenio Gerardo Lobo por la tendencia al retruécano, de Manuel José Quintana en la vena patriótica y de Juan Meléndez Valdés en lo amoroso.
Su nombre va inevitablemente unido al de Muñoz Torrero, León de Arroyal, Juan Justo García, Toribio Núñez, Ramón de Salas, Juan Meléndez Valdés y otros ilustrados y liberales asociados a la Universidad de Salamanca.
La descripción del refectorio y la comida, presidido todo por una triste calavera": A finales del siglo XVIII siglo, tras el impacto de la Revolución Francesa, la crítica ilustrada (León de Arroyal, Juan Meléndez Valdés, Manuel José Quintana, Ramón de Salas, José Marchena...) al clero y a la Iglesia se radicaliza.
Estudió latinidad en Arévalo y al morir su padre su familia se trasladó a Salamanca en 1774; allí, protegido por la esposa del poeta extremeño Juan Meléndez Valdés estudió Artes, Cánones y Jurisprudencia entre 1780 y 1792; fue alumno y discípulo de Ramón de Salas y Cortés y sustituyó en varias cátedras de Humanidades y Cánones por tres años; luego opositó a distintas cátedras de Filosofía, Derecho Eclesiástico, Colecciones Canónicas e Instituciones Canónicas sin éxito.
La mayoría de sus componentes adoptaron algún sobrenombre o máscara poética: fray Diego Tadeo (Delio), José Cadalso (Dalmiro), Juan Meléndez Valdés (Batilo o Meliso), Juan Pablo Forner (Amintas), José Iglesias de la Casa (Arcadio), Gaspar Melchor de Jovellanos (Jovino), Juan Fernández de Rojas (Liseno), Andrés del Corral (Andrenio), Ramón Cáseda (Hormesindo), Pedro Estala (Damón), León de Arroyal (Cleón), Salvador de Mena (Menalio), el P.
Los autores principales de la escuela salmantina del siglo XVIII, fuera de los ya mencionados José Cadalso y Juan Meléndez Valdés, son fray Diego Tadeo González (1733-1794) José Iglesias de la Casa (1748-1791), Juan Fernández de Rojas, Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811), León de Arroyal, Juan Pablo Forner, Andrés del Corral y Ramón Cáseda y Esparza.
Fue acaudillada en un primer momento por José Cadalso y luego por Juan Meléndez Valdés; sus principios eran los de una poesía filosófica e ilustrada, de carácter fundamentalmente pragmático.
Sin embargo, no cabe duda que merece que se le sitúe cerca de los dos auténticos poetas líricos del siglo XVIII español, Manuel José Quintana y Juan Meléndez Valdés, y no entre los demás poetas de su tiempo, fundamentalmente mediocres.
Escribió más de 200 trabajos originales y reprodujo 171 textos, muchos de ellos inéditos (por ejemplo, de Cervantes, Quevedo, Mariano José de Larra, José Cadalso, José Iglesias de la Casa o los besos de Juan Meléndez Valdés).
Ya en el siglo XVIII reverdece la égloga a través del Neoclasicismo y la Escuela de Salamanca, y escriben églogas Juan Meléndez Valdés y Cienfuegos, entre otros.