Juan Gómez de Mora

Gómez de Mora, Juan

 
(1580?-1648) Arquitecto barroco español. Su estilo denota la influencia de Herrera. Autor de la Clerecía de Salamanca y del Ayuntamiento de Madrid.
Ejemplos ?
Fuera del ámbito religioso, la producción escultórica se desarrolló a través de dos vías: la ornamentación de calles y plazas, mediante la construcción de fuentes artísticas (es el caso de la Fuente de Orfeo, diseñada por Juan Gómez de Mora y terminada en 1629), y los encargos reales, entre los que sobresale la estatua ecuestre de Felipe IV (1634–1640).
Su función era enlazar directamente el casco urbano con el camino de Toledo, salvando el río Manzanares por la parte suroccidental de la ciudad. Fue construido por José de Villarreal entre 1649 y 1660, a partir de un proyecto de Juan Gómez de Mora.
La arquitectura civil tiene en el Palacio de Santa Cruz y en la Casa de la Villa, ambos proyectados por Juan Gómez de Mora en el año 1629, dos notables exponentes.
Esta función desapareció en el siglo XVI, cuando Felipe II encargó a Juan de Herrera la primera ordenación urbanística del enclave y, definitivamente, con el diseño de Juan Gómez de Mora, llevado a cabo durante el reinado de Felipe III, el principal impulsor de la Plaza Mayor.
Es el caso de la Colegiata de San Isidro; de la nueva fachada del Real Alcázar (1610–1636), obra de Juan Gómez de Mora, que perduró hasta el incendio del palacio en 1734; y del Convento de los Padres Capuchinos, en El Pardo, fundado por el rey en 1612, cuyo edificio definitivo no pudo comenzarse hasta 1638.
La primera obra de que se tiene noticia es de 1619 y fue pintada para el Palacio del Pardo: un bodegón, «lienço de frutas y caça», encargado por Juan Gómez de Mora para completar los cinco que se habían adquirido en la almoneda del arzobispo de Toledo Bernardo de Sandoval y Rojas, con destino a las sobrepuertas de la Galería del Mediodía.
Su fachada, obra de Juan Gómez de Mora (aunque posiblemente proyectada por su tío, Francisco de Mora), fue una de las más imitadas en la arquitectura castellana del siglo XVII y buena parte del XVIII.
El primer proyecto fue concebido por Juan Gómez de Mora y construido por José de Villarreal entre 1649 y 1660, y era conocido con el nombre de Puente Toledana.
Fueron proyectados por Juan Gómez de Mora en el siglo XVII, pero su aspecto actual se debe al proyecto ideado por Villanueva en el siglo XVIII.
En uno de los extremos de la plaza, se ubica la Fuente de Orfeo, reproducción de finales del siglo XX de la estructura original del siglo XVII. Ésta fue diseñada por el arquitecto Juan Gómez de Mora y esculpida por Gaspar Ordóñez en 1629.
Fue proyectada por Juan Gómez de Mora (1586–1648), mientras que la decoración interior se debe a Ventura Rodríguez (1717–1785), quien procedió a la restauración del lugar tras el incendio acaecido en 1755.
Jordan, de que algunos de estos bodegones fuesen adquiridos en la almoneda del pintor por el arzobispo de Toledo, Bernardo de Sandoval y Rojas, en cuyo poder se encontraban a su muerte cinco bodegones adquiridos para Felipe III por Juan Gómez de Mora para el remodelado Palacio del Pardo, en cuyo inventario de 1653 se citaba «un frutero pequeño con su marco de oro y negro y un Melón abierto en medio» como el bodegón de San Diego.