Ejemplos ?
Prieto 39 Don Pedro Donoso 40 Don José Antonio Bravo 41 Don Faustino de la Cruz 42 Don Pedro Vergara 43 Don Antonio Fernández 44 Don Juan Albano 45 Doña Rita Cruz, viuda 46 Don Anselmo de la Cruz 47 Doña Josefa Toledo, viuda 48 Don Manuel Vergara 49 Don Juan Toledo 50 Don Domingo Paíz ESPAÑOLES 51 Antonio Soloaga 52 Juan Berríos 53 Nicolasa Poblete 54 Mónica Olave 55 José María Ruiz 56 Mercedes Guerrero 57 Rosa Yáñez 58 José Antonio Durán 59 Josefa Lezana 60 Rosa Lezana 61 Dionisia Ramírez 62 Josefina Morales 63 Juan José del Moral 64 Juan de Rojas 65 José Torres 66 Lorenzo Rojas 67 Juan Palacios 68 Juan Bta. Jirón 69 Juan Francisco Quinteros 70 Cipriano Rodríguez 71 Julián de San Martín 72 Petronila Aguilar 73 Juan Agt.
Don José Isidro Yáñez, oidor de la Audiencia de México. : Don Juan Francisco Azcárate, abogado de la Audiencia de México y Síndico segundo del Ayuntamiento Constitucional.
Desde el 5 de julio de 1826 hasta el 12 de octubre de 1827, los miembros de la Junta de Representantes (hay excepciones para confirmar la regla), y el gobierno de Suárez y su “animador” de ahora don Juan Francisco Giró, y los “observadores” porteños Ocampo y Ferrara, trabajaron sin vagar en la obra acariciada de antiguo, de desteñir la Provincia y estrangular lo típico artiguista y oriental.
Esta metáfora traducida a buen romance quiere decir que Leonorcica, lejos de lloriquear y tirarse de las greñas, tocó generala, revistó a sus amigos de cuartel, y de entre ellos, sin más recancamusas, escogió para amante de relumbrón al alférez del regimiento de Córdoba don Juan Francisco Pulido, mocito que andaba siempre más emperejilado que rey de baraja fina.
Los empleados de la Dirección de Tabacos, cada uno ha expuesto voluntaria y libremente contribuir al donativo siguiente: El Tesorero General de la Renta, don Juan Francisco de Cifuente, completa sobre el descuento, o contribución mensual que hacía, hasta la cantidad de 32 pesos que dejara en la casa mensualmente.
Acordados y sancionados en la Ciudad Capital de la Provincia de Santa-Fé de la Vera-Cruz desde el 15 de Enero hasta hoy 25 del mismo, año del Señor de 1822, y trece de la libertad del Sud. Francisco De La Cruz—Juan Francisco Seguí.
Asimismo acuerden sobre los demás gastos de nuevos ranchos, acopio de víveres etc., y se libre el dinero que el administrador pidiere con este objeto, que, según ha expuesto el perito don Juan Francisco Goicolea, podrán necesitarse para todo ello de dos a tres mil pesos.
muchos años.- Sala Capitular de Tarija y Junio 25 de 1810.- Mariano Antonio de Echazú.- José Antonio Reguerin.- Juan Francisco de Ruyloba.- Antonio Catoyra.- Excelentísima Junta Gubernativa del Virreinato de Buenos Aires.- En el Correo de Junio avisamos á V.E.
Pero tanto da: el resultado de la deliberación girondina que es lo que importa, fue imponer a Lavalleja la delegación del gobierno en la persona del bueno de don Joaquín Suárez e imponer a éste el ministerio universal de Juan Francisco Giró, quien desde mediados de abril aguardaba ubicaciones para servir a la patria con lustre… unitario: muchas leyes, reglamentos para adorno del Registro Provincial; muchos “parámetros y bordaduras” democráticas “por de fuera” y adentro, elecciones fraudulentas, camarillas favorecidas y olvido total de la campaña “bárbara”.
Dado en la Sala de Sesiones de la Representación Provincial en la Villa de San Fernando de, la Florida, etc. Juan Francisco de Larrobla, Presidente, Diputado por el Departamento de Guadalupe.
A continuación mandó se leyese otro oficio de la Junta Excelentísima en que ordenaba se aumentas el número de alguaciles hasta el veinte, y que se pusiese uno a disposición de cada Prefecto para su auxilio; y en su cumplimiento y ejecución de esta orden superior, se nombraron en el acto a Mateo Díaz, Juan Francisco Cáceres, Francisco Peña y a Francisco Lillo, y se diese cuenta al Gobierno para su inteligencia.
En seguida se vio un oficio de los ministros de la Tesorería General de Ejército, consultando al Gobierno el sueldo que deban abonar al Director de Obras Públicas don Juan Francisco Montaner, y una representación de éste, pretendiendo la posesión de este empleo; y enterado el Ayuntamiento de estas solicitudes y del decreto marginal que dictó el Superior Gobierno, del tenor siguiente: “Teniendo varios sobrestantes el presidio, informe el Ilustre Cabildo si será necesario el que tiene el Director de obras públicas o si su oficio podrá suplirse y servirse por aquéllos, consultando esta economía”.