Joseph Fouché

Fouché, Joseph

 
(1759-1820) Político francés, llamado le Mitrailleur de Lyon. Votó la muerte del monarca e impuso una nueva política de descristianización en las provincias del centro de Francia, donde había sido comisionado por la Convención. Aunque intervino en la caída de Robespierre no pudo evitar las sospechas del régimen termidoriano por su actuación como diputado convencional.
Ejemplos ?
Nos advierte en el prefacio al libro que aunque elige la figura de Joseph Fouché no lo hace porque piense que se trata de alguien admirable, sino más bien porque le parece el ejemplar perfecto del político, es decir, un hombre absolutamente inmoral, con todas las connotaciones que eso implicaba en la época en la que escribió, y para la que escribió esta obra –la convulsa época del siglo veinte, con sus fascismos y sus abusos de poder-.
Valiéndose de sus contactos y encanto social, Talleyrand se encargó de entrar en el círculo próximo a Bonaparte, primero ofreciendo una fiesta en honor del general en el ministerio, justificada por sus grandes logros obtenidos defendiendo «la Revolución», luego organizando la Expedición a Egipto y finalmente, conspirando junto con José Bonaparte, Joseph Fouché, Sieyes y numerosos otros políticos, para materializar el ascenso al poder del general corso.
No obstante, Custine y su madre debieron emigrar en 1810 por mantener amistad con el ministro Joseph Fouché, caído en desgracia con Napoleón.
Por aquel entonces se le ve frecuentando a su antiguo y más acérrimo rival, Joseph Fouché, Duque de Otranto, Ministro de Policía de Francia y Jefe de Seguridad del Imperio.
Al año siguiente el ministro de la Policía, Joseph Fouché, aprovechando el atentado monárquico de la calle Saint-Nicaise (24 de diciembre de 1800) para arrestar a un buen número de jacobinistas, le exilió a cuarenta leguas de París.
Este libro es la particular visión de Zweig acerca de la vida del influyente político francés Joseph Fouché, que desempeñó un papel importante en la Francia de finales del siglo XVIII y principios del XIX, es decir, en el convulso periodo que media entre la revolución francesa y el imperio napoleónico, y la vuelta a la monarquía por la que el estado francés pasó durante esos años.
Si elige a Joseph Fouché es porque, a su juicio (y a juicio también de otros hombres como Balzac), fue una persona que influyó muchísimo más de lo que dictan las apariencias en el curso de los acontecimientos de esa época.
Aun así, en junio de 1794 Robespierre consiguió la expulsión del club de Joseph Fouché, por entonces todavía un radical ateo, que en abril había sido elegido, para escándalo de Robespierre, Presidente de los Jacobinos; la venganza política subsiguiente contra Fouché, a quien detestaba tanto en el ámbito privado –había rechazado la mano de su hermana– como en el público –le consideraba responsable de las masacres de Lyon–, condujo a la conspiración que abriría el paso a la reacción termidoriana.
El político Joseph Fouché lo declaró en 1793 para su hija Nièvre: «En Nevers, este nuevo papa es el primero en introducir el bautismo civil para su hija, a la que llama Nièvre por el nombre del departamento».
Después de los intentos de resurgimiento jacobino de germinal y prairial del año III (abril y mayo de 1795), el Club fue clausurado definitivamente por orden de Joseph Fouché, ministro de Policía, y antiguo miembro del gobierno del Terror.
Una aristócrata, Marie de Verneuil, es enviada por Joseph Fouché para que someta y capture al líder de los realistas, el marqués de Montauran, también conocido como "Le Gars".
Fue junto con Joseph Fouché la figura política más influyente de su época en Francia A lo largo de una carrera política que se extendió por décadas y navegó con éxito las cambiantes mareas de la política francesa de finales del siglo XVIII y comienzos del XIX...