Jorge

jorge

s. m. ZOOLOGÍA Abejorro, insecto himenóptero.

Jorge (George)

 
Nombre de varios reyes de Gran Bretaña e Irlanda y de Hannover.
Jorge I (1660-1727) Rey de Gran Bretaña e Irlanda en 1714-27 y elector de Hannover. De tendencia liberal, confió el gobierno al ministro Walpole.
Jorge II (1683-1760) Rey de Gran Bretaña e Irlanda y elector de Hannover en 172-60. Su reinado se caracterizó por una política de expansión territorial en ultramar.
Jorge III (1738-1820) Rey de Gran Bretaña e Irlanda en 1760-1820 y de Hannover en 1814-20. La pérdida de las colonias americanas lo hizo impopular, pero recobró el favor del pueblo durante las guerras napoleónicas.
Jorge IV (1762-1830) Rey de Gran Bretaña, Irlanda y Hannover en 1820-30. Su actuación fue de tendencia conservadora.
Jorge V (1865-1936) Rey de Gran Bretaña en 1910-36. Al estallar la Primera Guerra Mundial renunció a sus títulos alemanes y adoptó como nombre dinástico el de Windsor.
Jorge VI (1895-1952) Rey de Gran Bretaña en 1936-52. Mantuvo las garantías constitucionales.

Jorge (Georgios)

 
Nombre de varios reyes de Grecia.
Jorge I (1845-1913) Rey de Grecia en 1863-1913. Instauró la monarquia parlamentaria.
Jorge II (1890-1947) Rey de Grecia en 1922-23 y 1935-43. Durante la Segunda Guerra Mundial se retiró a El Cairo.
Traducciones

Jorge

Georg

Jorge

Georges

Jorge

Giorgio

Jorge

SMGeorge
Ejemplos ?
¡Qué cosas dice uno! ¡Yo la llamé a usted "hija mía"! -Déjeme proseguir, señor don Jorge. Hija mia... -exclamó usted con una voz que me llegó al alma-: en nada tiene usted que pensar por ahora más que en llorar y en pedir a Dios por su madre...
-profirió Angustias con religiosa gratitud, cogiendo y estrechando la mano de don Jorge, a pesar de los esfuerzos que hizo éste por retirarla-.
Sabedor de ello el Marqués de los Tomillares, cuya visita no había faltado ninguna mañana a don Jorge, o, más bien dicho, a sus adorables enfermeras, con quienes se entendía mejor que con su áspero primo, le envió a éste, al amanecer, un magnífico sillón cama, de roble, acero y damasco, que había hecho construir con la anticipación debida.
Las tres mujeres se disputaron la dicha de pasear al Capitán Veneno en el sillón-cama: bebieron champagne y comieron dulces, así los enfermos como los sanos, y aun el representante de la medicina; el Marqués pronunció un largo discurso en favor de la institución del matrimonio, y el mismo don Jorge se dignó reír dos o tres veces, haciendo burla de su pacientísimo primo, y cantar en público (o sea delante de Angustias) algunas coplas de jota aragonesa.
Calificóla nuevamente de grave y peligrosísima, por estar la tibia muy destrozada, y recomendó a don Jorge absoluta inmovilidad, si quería librarse de una amputación y aun de la misma muerte...
Negábale todos los días don Jorge que tuviese hechura la concesión de la viudedad, lo cual sacaba de sus casillas a la guipuzcoana; pero a renglón seguido la invitaba a sentarse en la alcoba, y le decía que, ya que no con los títulos de General ni de Conde, había oído citar varias veces en la guerra civil al cabecilla Barbastro como uno de los jefes carlistas más valientes y distinguidos y de sentimientos más humanos y caballerescos...
Era de notar, sin embargo, que cuando alguna mañana tardaba Angustias en entrar a darle los buenos días, el pícaro don Jorge preguntaba cien veces, en su estilo de hombre tremendo: -¿Y ésa?
Y era que la llegada del Marqués había coincidido con la terminación de la cura. Don Jorge sudaba de dolor. Dióle Angustias un poco de agua y vinagre, y el herido respiró alegremente, diciendo: -Gracias, prenda-.
RICARDO LAGOS ESCOBAR, Presidente de la República; Eduardo Dockendorff Vallejos, Ministro Secretario General de la Presidencia; Francisco Vidal Salinas, Ministro del Interior; Ignacio Walker Prieto, Ministro de Relaciones Exteriores; Jaime Ravinet de la Fuente, Ministro de Defensa Nacional; Jorge Rodríguez Grossi...
Capitan agregado— Miguel Rodriguez. Tenientes 1ros— Jorge Velasco, Camilo Benavente, Antonio Martel, Pedro Zorrilla, Marcos Blanco.
En cuanto a usted, señorita Angustias, hágame el favar de llamar al sereno y decirle que vaya en casa del Marqués de los Tomillares, Carrera de San Francisco, número... y le participe que su primo don Jorge de Córdoba le espera en esta casa gravemente herido.
Por ahí iba en sus pensamientos don Jorge de Córdoba, cuando sonaron unos golpecitos en la puerta principal de la sala, seguidos de estas palabras de Angustias: -¿Se puede entrar?