Jerónimo Merino

Merino, Jerónimo

 
(1769-1844) Sacerdote y guerrillero español. En 1809 venció a los franceses en los combates de Roa, Quintanar y Ontoria.
Ejemplos ?
Sofocó las revueltas carlistas encabezadas por Jerónimo Merino en esta región, recibiendo como recompensa título de Castilla, eligiendo el de marqués de Moncayo, tomando este nombre al hecho de que poseía un Granada un mayorazgo así llamado.
El 22 de enero de 1810, Jerónimo Merino, cuya guerrilla actuaba sobre las comunicaciones Burgos - Valladolid sorprende a una división francesa en las inmediaciones de la villa, cayendo en la emboscada sobre 1500 hombres, logrando evadirse solamente unos 200.
Entre 2006 y 2007 se han abierto cuatro fosas comunes en el monte de La Andaya, cerca de Lerma, con más de 90 cuerpos, entre ellos el alcalde y cinco concejales de Aranda de Duero que fueron vilmente asesinados por las fuerzas franquistas cuando conquistaron la zona en agosto de 1936 durante la Guerra Civil Española. Jerónimo Merino Cob, conocido como el «Cura Merino», fue sacerdote y guerrillero.
Se da la circunstancia de que Jerónimo Merino y Cob procedía del vecino Villoviado, y en esta zona hostigó repetidamente a las tropas francesas, que tenían paso obligado por Quintanilla por el denominado 'Camino Real', atribuyendo a una de estas escaramuzas el incendio del Mesón de la Venta, en el límite del camino entre Quintanilla, Rabé y Fontioso.
En 1995 el moral de la iglesia tenía 10 metros de altura, un perímetro de 5,78 m (a 1,3 m de altura) y un diámetro de la copa de 11,1 m. Jerónimo Merino, guerrillero, conocido como el Cura Merino, fue párroco de Villoviado.
Hijo del Contador Diego González de Salas, fue Alcalde Ordinario de la Villa. Jerónimo Merino Cob, conocido como el «Cura Merino», fue sacerdote y guerrillero durante la Guerra de la Independencia contra los franceses.
Además de la partida de Díaz Porlier, la de Juan de Tapia estuvo muy activa en toda la provincia, la de Padilla en la zona de Saldaña y las de Benito Marquínez, Jerónimo Merino, Borbón y Saornil en la zona de Carrión de los Condes.
En Castilla la Vieja, fue en Burgos y Soria dónde más éxito tuvo la insurrección, movilizando un total de 10.000 hombres al mando de Jerónimo Merino e Ignacio Alonso Cuevillas.
Como consecuencia de estas tácticas, el dominio francés no pasa de las ciudades, quedando el campo bajo el control de las partidas guerrilleras de líderes como Francisco Chaleco, Vicente Moreno Baptista, Espoz y Mina, Jerónimo Merino, Julián Sánchez, el Charro, Gaspar de Jáuregui o Juan Martín el Empecinado.
En las zonas cercanas a las provincias Vascongadas y Navarra, los carlistas, bajo la presión de las tropas isabelinas, acabaron amparándose en los carlistas vasco-navarros, formando los batallones castellanos. Sus jefes más importantes fueron Balmaseda, Basilio García, Jerónimo Merino y Cuevillas.
De su obra Peninsular Scenes and Sketches fue traducida la parte de la Guerra de la Independencia, en la que se dedica principalmente en realzar la figura de El Empecinado y, secundariamente, la de Jerónimo Merino, traducida al español por Gregorio Marañón y publicada en 1926 con el título El Empecinado visto por un inglés.
Pero el término alcanzó su consagración durante las campañas napoleónicas en España, destacando Jerónimo Merino, Francisco Chaleco, Agustina de Aragón, Juana "La Galana" y Juan Martín Díez; ensalzado, si se quiere, por el propio Napoleón que llegó a considerar a la resistencia española la causa principal de su derrota; por encima incluso, según su opinión, de las catástrofes en Rusia que, según los historiadores, fueron mucho más sangrientas que las españolas.