Júpiter


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con Júpiter: Saturno

júpiter

(De Júpiter, dios romano.)
s. m. QUÍMICA Estaño, metal, entre los alquimistas.

Júpiter (Iovis o Iuppiter)

 
mit. Divinidad romana, la máxima del panteón romano, equivalente al Zeus helénico; hijo de Saturno y Cibeles, y hermano de Neptuno y Plutón.

Júpiter

 
astron. Planeta del sistema solar, quinto en posición por orden de proximidad al Sol, del cual dista unos 778,3 millones de km. Es el planeta de mayor tamaño de todo el sistema solar; 142 800 km de diámetro. Atmósfera compuesta de hidrógeno, helio, amoníaco, metano y agua. A su alrededor giran 63 satélites.
Traducciones

Júpiter

Юпитер

Júpiter

Jupiter

Júpiter

Jupiter

Júpiter

Iuppiter

Júpiter

Jupiter

Júpiter

Jowisz

Júpiter

Júpiter

Júpiter

Jupiter

Júpiter

Giove

Júpiter

Юпитер

Júpiter

SMJupiter
Ejemplos ?
Sus cuerpos eran robustos y vigorosos y sus ánimos esforzados, lo que les inspiró la osadía de subir hasta el cielo y combatir contra los dioses, como Homero lo ha escrito de Efialtes y de Otus. Júpiter examinó con los dioses el partido que se debería adoptar.
Te suplico, que deseches esa apatía, y que te apliques un momento; porque lo que yo te digo no es difícil de entender, no es más que lo contrario de lo que canta un poeta: ¿Por qué se tiene temor de celebrar a Júpiter que ha creado todo?
71 Si a alguien, en ley buena, de sus sobacos le fue molesto su sagrado hirco, o si a alguien con mérito la tarda gota saja, el émulo este tuyo, el que vuestro amor ejerce, milagrosamente, de ti, ha hallado uno y otro mal, pues cuantas veces folla, tantas veces reciben castigo ambos: a ella la azota con su olor, él mismo perece de gota. 72 Decías una vez que solo tú conocías a Catulo, Lesbia, y no por delante de mí querías tener a Júpiter.
Hablo de una igualdad muy diferente de todo esto. ¿Decimos que es algo o que es nada? Decimos ciertamente que es algo. Sí, ¡por Júpiter! Pero ¿conocemos esta igualdad? Sin duda.
—Le conoces, dijo, pero no se le contaba aún entre los jóvenes que figuraban cuando marchaste; es Carmides, hijo de mi tío Glaucon y primo mío. —Sí. ¡por Júpiter! le conozco; en aquel tiempo, aunque muy joven, no parecía mal; hoy debe ser adulto y bien formado.
Movido Júpiter a compasión, imagina un nuevo expediente: pone delante los órganos de la generación, que antes estaban detrás; se concebía y vertía la semilla, no el uno en el otro, sino sobre la tierra como las cigarras.
55 Nos te rogamos, si por ventura no molesto te es, nos muestres dónde están tus tinieblas. A ti en el Campo menor te buscamos, a ti en el Circo, a ti en todos los libelos, a ti en el templo sagrado del supremo Júpiter.
en materia de escultura ¿has visto alguno que esté en actitud de decidir sobre el mérito de las obras de Dédalo, hijo de Melitón, o de Epeas, hijo de Panope, o de Teodoro de Samos, o de cualquiera otro estatuario, y que se vea dormido, embarazado y sin saber qué decir de las obras de los demás escultores? Ion: No, ¡por Júpiter!
Sócrates: ¿Por qué has estado sentado cerca de mí sin decirme nada, en lugar de despertarme en el acto que llegaste? Critón: ¡Por Júpiter!
¡Por Júpiter!, le interrumpió Cebes; me has hecho recordar que algunos, y entre ellos en último término Eveno, me han preguntado con motivo de las fábulas de Esopo, que has puesto en verso, y de tu himno a Apolo, ¿cómo se te ha ocurrido componer uno en tu vida?
La una, la mayor, hija del Cielo y que no tiene madre, es la que nosotros denominamos Venus celestial; la otra más joven es hija de Júpiter y de Dione y la llamamos Venus popular.
¡Por Júpiter!, exclamó; en verdad, Sócrates, me has hecho reír a pesar de la envidia que siento en este instante, porque estoy persuadido de que si hubiera aquí gentes que te escucharan, la mayor parte de ellas no dejarían de decir que hablas muy bien de los filósofos.