IO

Io ()

 
mit. Diosa griega venerada en Argos. Se la relacionaba con los ritos de la lluvia.
IOInstituto Oceanográfico
Ejemplos ?
El Cabildo de Lima, que se componía de los hombres más ilustres del país, tuvo un registro fiel de los caballeros hijos- dalgo, que existían en el vecindario; y de esa lista se sacaban anualmente, por elección, los que habían de servir el alto y distinguido cargo de Alcalde ordinio.
En efeto, sé mandar, y sé hacer que me obedezcan. No desperdic io nada y allego mucho; mi real no vale menos, sino mucho más, cuando se gasta por mi orden.
Ya dixe cómo yo hauía andado CVII leguas por la costa de la mar, por la derecha liña de occidente a oriente, por la isla Iuana, según el qual camino puedo decir que esta isla es maior que Inglaterra y Escocia iuntas, porque allende destas CVII leguas me queda, de la parte de poniente, dos prouincias que io no he andado, la una de las quales llaman Auau, adonde nace la gente con cola; las cuales prouincias no pueden tener en longura menos de L o de IX leguas, según pude entender destos indios que yo tengo, los quales saben todos las yslas.
Levantósse un ángel, disso: «Io so testigo, verdat est, non mentira, esto que io vos digo: el cuerpo, el que trasco esta alma consigo, fue de Sancta María vassallo e amigo.
Seedme a iudiçio de la Virgo Maria: Io a ella me clamo en esta pleitesia, Otra guisa de vos io non me quitaria, Ca veo que traedes muy grant alevosia.
Disso: io esto mando e dolo por sentençia: La alma sobre quien avedes la entençia, Que torne en el cuerpo, faga su penitençia Desend qual mereçiere, avrá tal audiençia.
Dissol el omne bono por seer bien çertero: Qui eres tu qui fablas, o qui el creendero? Io so, li disso ella, la Madre de Dios vero, Jeronimo li diçen a essi mi clavero.
Sei mi mesaiero, lieva esti mandado: Io te mando que sea aina recabdado, Si al faz el cabillo, será mal engannado, Non será el mi fijo, del su fecho pagado.
Io, Himen Himeneo, io, io, Himen Himeneo. Traspasa con presagio bueno, al umbral, tus áureos pies, 160 y la pulida puerta alcanza, Io, Himen Himeneo, io, io, Himen Himeneo.
Daría a los pobladores el sitio que le pareciere conveniente, para su casa y huerta. Asimismo les (1) V. G. S. Io Vol. 17. Págs. 261-263.
Dissolis a los angeles: a vos ambos castigo, Levad esti ninnuelo a fulan mi amigo, Deçid quem lo crie, io as sin gelo digo, Ca bien vos creerá, luego seed conmigo.
Quando Dios lo querie que io algo avia, Sabenlo mis veçinos, io a todos valia: Las puertas de mi casa abiertas las tenia, Quanto que Dios me daba con todos lo partia.